Goni infló valor de ENFE para capitalizarla y luego la remató

Foto: Archivo

 

Gonzalo Pérez Bejar

Para lograr la capitalización de la Empresa Nacional de Ferrocarriles (ENFE), el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997) subvaluó su precio en libros para que sea más atractiva para los inversionistas extranjeros.

El informe de la Comisión Especial Mixta de Investigación de la Privatización y Capitalización sostiene que para llevar adelante el proceso de entrega, la empresa fue dividida en dos partes.

El 23 de noviembre de 1995, por Decreto Supremo 24165 se constituyó la Empresa Ferroviaria Oriental SAM (FCO SAM) y a través del Decreto Supremo 24167, la Empresa Ferroviaria Andina SAM (FCA SAM).

A la par, se contrató a las siguientes consultoras para que asesoren en este proceso: la estadounidense Vanness Co (25/06/1994), la argentina Levin SA (28/06/1995), el consorcio Asociación Socimer International Corp. e Ingeniería y Economía del Transporte SA (24/07/1995), la firma Ernst & Young LLP (25/08/1995), entre otras, para que asesoren al Ministerio de Capitalización en el proceso de transferencia de ENFE al sector privado.

De acuerdo con el informe del Legislativo, el costo de las consultorías internacionales fue de $us 1.728.686, y el de las consultorías nacionales, $us 152.685.

Subvaluada

La empresa de ferrocarriles, nacionalizada en 1964, en su balance al 31 de diciembre de 1994 tenía un equipo de tracción y rodante valuado en $us 66,8 millones. Sin embargo, el 15 de julio de 1995, la consultora Socimer/Ineco, contratada por el Ministerio de Capitalización, estableció para el mismo ítem (equipo de tracción y rodante) un valor de $us 97,9 millones, con una diferencia de $us 31,1 millones entre el balance general al 31 de diciembre de 1994 y la valuación realizada por Socimer/Ineco en 1995.

“El 11 de diciembre de 1995, el Ministro de Capitalización dio a conocer a los postulantes preseleccionados el valor referencial de FCO SAM, que era de $us 23.631.502, y el valor referencial de FCA SAM, que era de $us 28.216.502”, cita el informe.

En el reporte de la Comisión Calificadora, emitido el 14 de diciembre de 1995, se recomienda adjudicar las acciones de la Empresa Ferroviaria Oriental SAM por $us 25.853.099 a favor de la empresa Cruz Blanca SA, adjudicándose mediante Decreto Supremo 24185 (14/12/1995).

De la misma manera, recomendó entregar las acciones de la Empresa Ferroviaria Andina SAM por $us 13.251.000 a favor de la empresa Cruz Blanca SA —adjudicándose mediante Decreto Supremo 24186 (15/12/1995)—, con una diferencia de $us 14.695.502 por debajo de la tasación realizada.

El perjuicio económico ocasionado al Estado por la capitalización de ENFE alcanza a $us 86,64 millones, equivalentes a $us 190,12 millones al cambio actual. Este monto no considera los perjuicios ocasionados a las poblaciones y los sectores económicos que dejaron de beneficiarse con el servicio ferroviario estatal.

“Goni utilizó a la Armada para desalojar a trabajadores y entregar ENFE a los chilenos” 

El secretario permanente de la Confederación de Ferroviarios, LAB, Aasana y Jubilados Ferroviarios de Bolivia, Jorge Martínez, dijo que los trabajadores de los rieles lucharon hasta donde pudieron para evitar que el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada capitalice la Empresa Nacional de Ferrocarriles (ENFE).

“Lo peor que hizo Goni fue utilizar a la Armada Boliviana para desalojar a los trabajadores bolivianos de la Estación Central y entregar la empresa a los chilenos (Cruz Blanca SA). Eso fue una verdadera traición a la patria”, dijo en tono molesto.

El dirigente, con más de 30 años de servicio en la empresa de ferrocarriles, recordó con nostalgia el ruido de las locomotoras cuando atravesaban las ciudades del país.

“Se hizo un grave daño, porque los ferrocarriles unieron al país y llegaron a los lugares más alejados”, dijo.

Recordó que en su momento Bolivia contaba con dos de las maestranzas más modernas del continente, una que se encontraba en Uyuni y la otra en Viacha. “La capitalización provocó que la empresa sea desmantelada; se perdió el 40% de los rieles”, protestó.