¡Seremos como el Che!

 

Los ciudadanos bolivianos y las organizaciones sociales rindieron homenaje al 91 natalicio del guerrillero argentino-cubano Ernesto Che Guevara, que fue inmortalizado por la historia como un ejemplo de la verdadera emancipación de los pueblos de Suramérica y el mundo.

El Che nació en 1928 en Rosario, Argentina. Ya joven, en 1951, emprende un viaje comenzando por el norte argentino y pasando por Chile, Bolivia, Perú, Colombia, Venezuela hasta recalar en Miami. Es el primer contacto con la realidad latinoamericana, cuando tiene la oportunidad de observar las duras condiciones de los obreros en varios países y la situación de los centros hospitalarios, lo que fue determinante para su sólida formación revolucionaria. 

Años después conoció a Fidel Castro Ruz en México, y juntos emprenden la lucha guerrillera en la Sierra Maestra, al este de Cuba, donde llegó a ser “comandante”. Tras el triunfo de la Revolución cubana en 1959, ocupó distintos cargos en el Gobierno. Convencido de la necesidad de extender la lucha armada a todo el mundo, impulsó la instalación de focos guerrilleros en el Congo y Bolivia, donde fue capturado y ejecutado por el Ejército el 9 de octubre de 1967.

A 91 años de su nacimiento y 52 de su muerte en Bolivia, sus ideas revolucionarias siguen vigentes, como aquella expuesta en la 19 sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde dijo: “Ya ha sonado la hora postrera del colonialismo y millones de habitantes de África, Asia y América Latina se levantan al encuentro de una nueva vida e imponen su irrestricto derecho a la autodeterminación y el desarrollo independiente de sus naciones”.

Otra de sus frases que no perdió vigencia es: “Mientras los pueblos económicamente dependientes no se liberen de los mercados capitalistas y, en firme bloque con los países socialistas, impongan nuestras relaciones entre explotadores y explotados, no habrá desarrollo económico sólido”.

Como parte de los homenajes en Bolivia, los corresponsales de Prensa Latina en el país colocaron una ofrenda floral ante el monumento del Che en la ciudad de El Alto, en reconocimiento porque fue uno de los fundadores de la agencia de noticias. La estatua, de siete metros de alto, fue construida con trozos de metal y es obra del escultor Félix Durán.

La Cámara de Senadores y la Embajada de Cuba en Bolivia también realizaron el encuentro “91 veces Che, celebramos con alegría”, en el centro cultural Cruz del Sur de la urbe paceña, donde se inauguró una exposición fotográfica. 

La Brigada Médica Cubana efectuó varios homenajes al Che, entre ellos la tradicional visita al municipio de Vallegrande, departamento de Santa Cruz, lugar donde se encontraron los restos del Guerrillero Heroico. La ocasión fue aprovechada para despedir a los cooperantes que terminan su misión en este país. 

También se proyectó el documental La huella del doctor Ernesto Che Guevara, del realizador argentino Jorge Dentis, en la Clínica del Colaborador de la ciudad de La Paz, obra que hace un recuento de la vida del Che desde sus años como estudiante de Medicina y sus viajes por varios países.

El presidente Evo Morales rindió su homenaje a uno de los revolucionarios más grandes que tuvo América Latina: “Recordamos el nacimiento de Ernesto Che Guevara, hermano revolucionario y luchador incansable por la liberación de nuestros pueblos. Su ejemplo nos inspira para seguir trabajando por la libertad, dignidad y unidad de la #PatriaGrande. ¡Che inmortal!”.

La práctica revolucionaria muestra la entereza de un hombre que dio la vida por los demás, que peleó por la construcción de una sociedad igualitaria y es menester recordar todos los días la frase que convoca a seguir el modelo de hombre nuevo para la sociedad nueva: ¡Seremos como el Che!