“Quiero a este país, me trató bien”

Jorge Habegger está en La Paz por unos días.
Marco Quispe

La Paz / Cambio

Ni bien llegó a La Paz se puso nostálgico. Es que esta ciudad y el país le traen lindos recuerdos de fútbol. Jorge Habegger dirigió a Bolívar y saboreó mieles. Después condujo también a la Selección nacional, aquella que estuvo muy cerca de la clasificación al Mundial de Italia 90.
Cambio Deportivo habló con el DT que recordó los momentos que pasó aquí.

¿Qué recuerda cada vez que llega a Bolivia?
Todo los momentos vividos y compartidos. El fútbol genera situaciones muy especiales, así como hay momentos lindos también hay tristes. 
Quiero a este país que me ha tratado muy bien y me abrió los brazos desde el primer momento. Todos los recuerdos de Bolivia, Bolívar y de otros clubes, para mí son importantes en mi vida.

¿Qué significó para usted la llegada al club Bolívar?
Desde el punto de vista profesional, un capítulo muy importante de mi carrera por lo que significó en ese momento Bolívar y por lo que sigue significando. No solamente es un club importante en el país, sino uno de los más reconocidos en el fútbol internacional.
¿Cómo fue manejar a ese equipo en la década del 80?
Había una gran dirigencia en ese momento, presidida por don Mario Mercado Vaca Guzmán (dirigente histórico del club) y detrás de él otros buenos dirigentes.
¿De qué manera sintió el apoyo de Mario Mercado?                                    

Para mí fue uno de los mejores dirigentes que yo he conocido en el fútbol. Un hombre muy importante en el país, un empresario de gran nivel que amaba el club y que estaba siempre para hacer su aporte para que el club creciera, y con él creció mucho institucionalmente. 

¿Cree que manejó el mejor Bolívar de esos años?
Sí, fue un Bolívar excelente. No quiero compárarlo con otros, porque Bolívar tuvo grandes equipos, pero para mí, por todo lo que viví en el fútbol, ese fue uno de los mejores equipos que dirigí.
¿De los tres títulos que logró con Bolívar, a cuál le guarda un cariño especial? 
La verdad, lo importante son los momentos que uno vive, porque los logros son la suma del trabajo de muchísima gente. Todos los títulos son especiales. 

¿Recuerda cómo se dio el paso a la Selección?
Fue por la gestión hecha en Bolívar. La Federación se reunió y determinó buscaron entrenador, y luego de unos días tomó la decisión de que sea mi persona la encargada y lo asumí con mucho orgullo.
¿Qué significó para usted llegar a dirigir a la Verde?
Fue una distinción. Para un extranjero que llega a este país y después ser designado para dirigir una selección es la más alta distinción que uno pueda tener en su carrera.

¿Cómo ve al Bolívar actual?
Acaba de ser campeón y es porque seguro hicieron una buena gestión, ahora van a participar en la Copa Libertadores del próximo año y les deseo los mejores éxitos.

¿Cómo ve a la Selección?
Hay que corregir algunas cosas, no está en el mejor momento, pero creo que se puede hacer más; hay que llevar adelante un cambio que se debe plasmar en la realidad.
Creo que incluso el Gobierno debe formar parte de un nuevo proceso, que se trabaje en las bases, seleccionando a muchachos jóvenes y darle competencia permanente a mediano y largo plazo.

¿Quiénes deben ir a la Selección desde su punto de vista?
Los mejores, sin importar la edad que tengan. Es que un cambio de generación no se da en la Selección, se da en el fútbol de los clubes, que son los que deben formar a los nuevos talentos del futuro.

¿Qué recuerda de los jugadores que dirigió?
Me ha tocado convivir con jugadores que han sido jugadores brillantes, no solo en el país, sino internacionalmente. Para mí la experiencia fue muy valiosa
¿Qué hace actualmente?
Ligado aún al fútbol a través de lo que hacemos los entrenadores cuando no dirigimos, estar en contacto con todo lo que significa el fútbol mundial y por supuesto el boliviano, de cual estoy pendiente.