Inversores, atentos ante una posible rebaja de tasas en EEUU

Foto: AFP
El presidente de la Reserva Federal se prepara para exponer.

 

I. Fernández Sosa / Prensa Latina

Inversores se mantienen atentos a los próximos pasos del Sistema de Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés) de Estado Unidos que, según su presidente, Jerome Powell, podría establecer una rebaja a las tasas de interés en los próximos días. 

“Desde junio se observan incertidumbres por las tensiones comerciales y la preocupación por la fortaleza de la economía global, que ejerce su influencia en la previsión económica de Estados Unidos”, afirmó durante la víspera el funcionario durante su testimonio en el comité de servicios financieros de la Cámara Baja.

“Disponemos de las herramientas necesarias para hacer frente a la situación, y entre estos instrumentos destacan la rebaja de los tipos de interés, que es competencia de los bancos centrales”, añadió.

Tras el anuncio de Powell, que implicaría el primer recorte de los tipos en más de una década, las acciones mundiales abrieron al alza durante esta jornada, mientras el dólar se debilitaba.

Tipos de interés 
Su mensaje tuvo efecto inmediato y ayudó a situar a los índices S&P 500 y Nasdaq en sus máximos históricos.

El S&P alcanzó fugazmente el nivel de los 3.000 puntos por primera vez mientras el Dow Jones se disparó más de 100 puntos, rompiendo así una racha de caídas de tres jornadas consecutivas.

Se espera entonces que la entidad estadounidense tome la medida entre el 30 y 31 de julio con la anuencia del presidente Donald Trump, que lleva meses clamando por ella.

La FED anunció hasta hace pocos días que mantendría sin cambios los tipos de interés entre el 2,25% y el 2,5%, pese a la insistencia del presidente, de que debería reducirlos.

Expertos estiman que Powell cedió a presiones del mandatario, quien repetidamente señaló que pese a los máximos históricos registrados por la Bolsa estadounidense, el incremento del precio del dinero a causa de los tipos altos resta miles de puntos al Dow Jones.

A juicio de analistas, ningún suceso justifica la repentina decisión de la FED, pues los riesgos de lo que alerta Powell se mantienen latentes desde algún tiempo sin que ello haya implicado un cambio de postura.

La decisión de bajar los tipos se reserva normalmente para cuando la economía tiene un pobre desempeño, apuntó el analista de eToro, Mati Greenspan, lo que se contradice con el hecho de que Estados Unidos ostenta 120 meses de crecimiento ininterrumpido, el ciclo expansivo más largo de su historia.

Los últimos indicadores económicos remarcaron la buena salud de la economía, con un ritmo de crecimiento anual del 3,2% en el primer trimestre de 2019 y una tasa de desempleo que cerró en junio en el 3,7%, en niveles no vistos en casi medio siglo.

Si de veras acontece la rebaja de tipos, Estados Unidos se sumaría a la tendencia que desde hace algún tiempo prima en los bancos centrales de las principales economías del mundo para impulsar sus objetivos inflacionarios.

OTROS BANCOS 
Mientras el Consejo de Política Monetaria del Banco de Japón mantiene sus tipos de interés muy bajos para apuntalar la actividad económica y las expectativas de inflación, el Banco Central Europeo decidió aplazar la subida de tasas hasta el primer semestre de 2020.

Los datos gubernamentales divulgados recientemente revelan que en Estados Unidos el índice de precios al consumo (IPC) subió un 0,1% en junio, con lo que la tasa interanual se redujo del 1,8 al 1,6%.

El dato, que se encuentran por debajo del objetivo anual de la Fed que ambiciona un dos por ciento, añade presión a la decisión de política monetaria ante la debilidad de los precios.

Al abrir la puerta a una rebaja del precio del dinero, Powell parece estar esperanzado en que disminuyan los riesgos que hoy se ciernen sobre todos los países del orbe.

Si bien ponderó la solidez de la economía estadounidense, en su comparecencia en la Cámara Baja advirtió igualmente que “el buen momento parece que perdió velocidad en algunas de las principales economías del mundo y esa debilidad puede afectar a la economía de Estados Unidos”.

No obstante, aún está por verse si en efecto rebajan los tipos, de cuánto serían los recortes, y si ello logra poner freno a los riesgos que enfrentan todas las economías, buena parte de ellos debido, precisamente, a los conflictos comerciales iniciados por el presidente de Estados Unidos.

En su informe semestral al Congreso sobre política monetaria, Powell emitió la señal más fuerte hasta el momento de que la Fed se dispone a reducir las tasas de interés por primera vez en 10 años.

El alto funcionario dijo que desde la reunión de funcionarios de la Fed el mes pasado, “las incertidumbres en torno a las tensiones comerciales y los temores por la fuerza de la economía global siguen pesando en la perspectiva económica estadounidense”. Mientras tanto, la inflación sigue bajando, alejándose de la meta que estableció la Fed.