A la espera de conocer las propuestas de las organizaciones políticas

Foto: Jorge Mamani/Cambio
Los bolivianos acudirán nuevamente a las urnas el domingo 20 de octubre. También lo harán los connacionales residentes en 33 países.

 

Fernando del Carpio Z.

La campaña electoral aún no comenzó, pero la actividad de las nueve organizaciones políticas que intervendrán en las elecciones generales del 20 de octubre es intensa. El 19 de julio deben presentar ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) su programa de gobierno actualizado y la lista de candidatos a senadurías y diputaciones. 

De esa manera y a algo más de tres meses de acudir a las urnas para elegir a las principales autoridades del Estado para la gestión 2020-2025, el expresidente del TSE Wilfredo Ovando espera que “la población llegue al 20 de octubre bien informada sobre las propuestas de los partidos políticos”. Excepto el MAS-IPSP, los demás candidatos se dedican a decir que van a mantener los bonos y nada más.

“En este momento no hay restricciones, todos hacen campaña, no se infringe ninguna norma legal al entregar obras. Estamos en el período de la campaña no regulada, no hay restricción de tiempo, horarios, todo eso se regulará 60 días antes de los comicios”, expresó Ovando. 
El pueblo es el protagonista

“El verdadero protagonista de las elecciones no son los políticos, es el pueblo que va a participar con su voto y su decisión sobre quién llevará los destinos del país por los próximos cinco años”, expresó el analista político Hugo Siles Núñez del Prado. 

La vocación democrática del pueblo boliviano. En opinión de Siles, está por encima de los llamados catastróficos y boicoteadores que algunos pequeños grupos quieren hacer y que no tienen representación en las ciudades ni en el país.

Aunque están llamando al boicot, al conflicto, el pueblo en más de una década respondió con vocación pacífica y conciencia para poder llevar adelante otro proceso electoral en Bolivia, añadió Pinto.

Consultado sobre ¿cómo llegaremos a las elecciones?, el sociólogo y exdirector del Sifde, Juan Carlos Pinto, respondió: “Estoy poniendo la fe de que el TSE, más allá de sus diferencias internas, asuma la responsabilidad de cumplir los requisitos fundamentales para funcionar técnicamente y darnos garantía de legitimidad de los resultados”.

En el tema de la elección de candidaturas, refiere que la demanda fundamental desde las bases es evitar que sean elegidos simplemente por su simpatía o confianza, sino por su militancia y compromiso con el proceso. 

La derecha tuvo algún repunte en la región 

Desde 2015 hasta la fecha el mapa político regional tuvo algunos cambios en cuanto a los gobiernos de corte progresista, como en Argentina y Brasil, virajes que generaron algún repunte de la derecha internacional. Esto de alguna manera posibilitó que los partidos de derecha aumenten su caudal de voto o preferencia.

Según el analista político Hugo Siles Núñez del Prado, esta situación se reflejará de distinta manera, porque en el caso boliviano el liderazgo del presidente Evo Morales tiene una base que es indiscutible. 

“Mantiene su base con una votación dura, que le permite estar primero en todas las encuestas. Lo que se puede advertir es que los partidos de la oposición intentan aumentar su presencia parlamentaria porque hicieron cálculos de que no van a poder ganar al presidente Morales, y por eso se manejan por captar más curules”, expresó.

Además, considera que Morales se ubica en una distancia suficiente como para ganar en primera vuelta, y eso preocupa a la oposición, que va a pelear por aumentar su presencia en la Asamblea.

Los partidos de la oposición en las elecciones generales de 2014 “tenían menos apoyo, hoy tienen un poco más, pero no lo suficiente como para poder disputarle la presidencia a Morales”.

Siles refiere que por esa razón apelarán al desgaste, a la confabulación, a las noticias falsas (fake news), al permanente ataque y desgaste, para aumentar su porcentaje electoral. 

“Saben que es difícil, casi imposible, desplazar al presidente Morales por el amplio respaldo que tiene tanto en el área urbana como rural de todo el territorio nacional”, añadió.

Las primarias habilitaron a nueve binomios para los comicios de octubre

Después de las inéditas elecciones primarias del 27 de enero, nueve binomios de organizaciones políticas están habilitados para participar en las elecciones generales del domingo 20 de octubre.

Para el sociólogo Juan Carlos Pinto, las primarias no sirvieron mucho en esta coyuntura; sin embargo, la aplicación de la Ley de Organizaciones Políticas “permitirá la presencia de los militantes en las decisiones que se tomen respecto a las candidaturas, la apuesta es democrática”.

Sin embargo, advirtió que —excepto el MAS-IPSP, que está en los 339 municipios del país— no existen organizaciones políticas consolidadas.

Por otra parte, Pinto resalta que el MAS tiene  un solo liderazgo, los demás partidos están en proceso de organización o reorganización. Afirmó que “más allá de las consignas de no participar (en las primarias), buscaban ocultar su falta de organicidad. En perspectiva, las primarias le harán mucho bien a la democracia al tener organizaciones políticas fuertes, consolidadas y orgánicamente democráticas”. 

Para el analista político Hugo Siles Núñez del Prado, las elecciones primarias permitieron legitimar aún más las candidaturas de las organizaciones políticas con la participación de los militantes.

Los nueve binomios habilitados tras las elecciones primarias son: Evo Morales-Álvaro García Linera, del Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP); Óscar Ortiz-Edwin Rodríguez, Bolivia Dice No; Félix Patzi-Lucila Mendieta Pérez, Movimiento Tercer Sistema (MTS); Carlos  Mesa-Gustavo Pedraza, Comunidad Ciudadana (CC); Virginio Lema Trigo-Fernando Untoja, Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR); Ruth Nina-Leopoldo Chui, Partido de la Acción Nacional Boliviano (PAN-Bol); Víctor Hugo Cárdenas y Erick Humberto Peinado, Unidad Cívica Solidaridad (UCS); Israel Rodríguez-Faustino Challapa, Frente para la Victoria (FPV), y Jaime Paz Zamora-Paola Barriga, Partido Demócrata Cristiano (PDC).