Los bolivianos participarán en el undécimo evento electoral

Foto: Archivo
El domingo 20 de octubre, los bolivianos irán a depositar su voto para elegir a las nuevas autoridades del Gobierno.

 

Gonzalo Pérez Bejar

Las papeletas individuales con los colores de los partidos políticos que participaron en las primeras elecciones de 1979, después de siete años de dictadura (Hugo Banzer Suárez), ahora son parte de los anales de la historia.

A pesar de la interrupción de la democracia en julio de 1980, los bolivianos participarán el 20 de octubre en la undécima elección, para cuyo efecto son nueve organizaciones políticas las que se encuentran habilitadas para terciar en los comicios (la sala plena del Tribunal Supremo de Justicia debe pronunciarse sobre la renuncia de Jaime Paz Zamora a la candidatura por el Partido Demócrata Cristiano).

De acuerdo con estimaciones efectuadas por autoridades electorales, se espera que al menos 7 millones de bolivianos participen en estos comicios que tendrán algunos cambios, como los binomios presidenciales definidos en las elecciones primarias (27 de enero de 2019), que representan una mayor democratización de las organizaciones políticas.

Así lo dispone la nueva Ley 1096 de Organizaciones Políticas (1 de septiembre de 2018), la que sostiene como objetivo regular la constitución, funcionamiento y democracia interna de las organizaciones políticas, como parte del sistema de representación política y de la democracia intercultural y partidaria del Estado Plurinacional de Bolivia.

Antecedentes
En su primera etapa de existencia, la CNE fue un organismo dependiente del poder político, organizado pocos meses antes de una elección, con funciones temporales y responsabilidades limitadas. Su misión era administrar comicios generales que se celebraban en un solo día, con una sola papeleta y un solo voto para elegir al presidente, vicepresidente, senadores, diputados y concejales, excepto en las elecciones legislativas parciales de 1958 y 1962.

A mediados de la década de 1980 se impuso la concepción liberal de la democracia como un conjunto de reglas y procedimientos para la alternancia pacífica y regulada en el poder, y los partidos políticos, convertidos en los actores fundamentales del sistema democrático, inauguraron la democracia pactada para dar estabilidad a las gestiones gubernamentales.

A partir de 1985, la Corte Nacional Electoral (CNE) y nueve cortes departamentales comenzaron a cumplir funciones permanentes y a organizar elecciones de manera autónoma, como por ejemplo los comicios municipales de 1987, durante la segunda etapa de su historia.

La Ley electoral 1246 de 1991 marcó el punto de inflexión institucional. Los partidos se retiraron del organismo electoral, lo entregaron a jueces imparciales y conformaron en 1991 la primera CNE con personalidades destacadas bajo la dirección de Huáscar Cajías. Fue entonces que el organismo electoral hizo de la independencia e imparcialidad los pilares centrales de su identidad y de su función democrática.

Según el Atlas Electoral de Bolivia, la CNE fungió como un organismo auténticamente imparcial e independiente, con reconocida legitimidad y confianza ciudadana, y se consolidó como el máximo tribunal de justicia electoral de Bolivia. Se acordó que sus resoluciones sean “inapelables e irrevisables” y se estableció el principio de la preclusión.

Entre 1991 y 1997 hubo varias modificaciones al Código Electoral, por el cual se extendieron progresivamente las atribuciones, tareas y responsabilidades de la CNE, como por ejemplo la delimitación de circunscripciones uninominales; la regulación de campañas electorales; la destitución de autoridades elegidas en caso de infracciones graves, y la administración de recursos asignados para financiar propaganda electoral.

La institucionalización de una Corte Electoral autónoma fue un avance notable en el desarrollo democrático en Bolivia. En 1991 se decidió que los cinco vocales electorales fueran personas sin filiación partidaria, nombradas mediante mecanismos institucionales claros y firmes. En 1993 se llevaron a cabo las últimas elecciones generales de un solo voto para la elección de presidente, vicepresidente, senadores y diputados. Las circunscripciones uninominales serían trazadas posteriormente, refiere el texto.

En 1997, la apertura al sistema electoral mixto fortaleció a los actores políticos campesinos e indígenas, que desde entonces participaron en el Congreso y se proyectaron a escala nacional. También se modificó la forma de voto. Se definió la división horizontal de la papeleta en dos partes iguales, en la mitad superior se votaría para la elección de presidente, vicepresidente, senadores y diputados plurinominales; mientras que en la mitad inferior se votaría para la elección de los diputados uninominales.

A partir de 2009, con la nueva Constitución Política del Estado (CPE) aprobada en referendo en enero de 2009, se convirtió al OEP en el cuarto órgano de poder público de Bolivia, con igual jerarquía constitucional a la de los órganos Legislativo, Ejecutivo y Judicial, con autonomía funcional y competencias de “control contramayoritario”, una novedad en el nuevo diseño institucional del Estado Plurinacional.

La CPE, las leyes 018 del OEP y 026 del Régimen Electoral constituyen un marco normativo constitucional y legal favorable para posicionar a la institución como referente de generación de conocimientos en Democracia Intercultural y Paritaria, y articulador de espacios de diálogo plural y deliberación pública para la democratización de la sociedad, más allá de los espacios tradicionales vinculados al sufragio y a los partidos políticos.

Estas elecciones se realizaron con un nuevo padrón biométrico, además de que se incorporan las circunscripciones especiales indígena originario campesinas.

En las elecciones de 2014, posterior a la promulgación de las leyes del Órgano Electoral Plurinacional (Ley 018, del 16 de junio de 2010) y del Régimen Electoral (Ley 026, del 30 de junio de  2010), se  incorpora la propuesta de democracia intercultural, basada en el reconocimiento constitucional y la articulación de varias formas de democracia en el marco de un Estado Plurinacional con autonomías. 

CAMBIOS QUE AYUDARON AL PROCESO ELECTORAL

La exvocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE) Dina Chuquimia dijo que los cambios en la norma para la administración de procesos electorales hicieron que los comicios sean cada vez menos susceptibles de tener dudas o desconfianza y cuenten con un 99,9% de certeza.

“El padrón biométrico es confiable porque ahora se toma no solo la huella digital, sino la foto, y la información de todos los que están empadronados mantiene la privacidad de la información, es confiable”, sostuvo y mencionó que los avances fueron significativos en comparación con los primeros años de la vida democrática en el país.

Dijo que a diferencia de lo que se vivió en la década de los 80 (del siglo pasado), con el uso de la tecnología es más confiable y menos vulnerable. “Antes la votación se hacía de forma manual desde el voto hasta el recojo de actas, ahora tenemos la transmisión rápida de datos, que es un avance importante”, sostuvo.

Para el diputado Lino Cárdenas, los comicios que se realizarán en octubre no tienen nada que ver con las que se realizaron a fines de la década de los 70 (del siglo pasado), cuando el poder aún controlaba el proceso electoral.

Los procesos electorales de 1979 a 2014

Elecciones 1979 
Poco antes de la salida del gobierno de facto de Hugo Banzer se llamó a elecciones generales, que se llevaron adelante el 9 de julio de 1978, cuando resultó ganador la Unidad Democrática Popular (UDP). Sin embargo, este triunfo fue desconocido y calificado como fraudulento por el candidato Pereda Asbún, auspiciado por Banzer. Las circunscripciones electorales en 1979 eran 10: nueve departamentales y una nacional. La fórmula electoral que se aplicó en las elecciones de 1979 fue la del cociente simple o cifra repartidora. El Decreto Ley 16095.

Elecciones 1980
Después del ‘empantamiento’ en la votación parlamentaria, en noviembre de 1979 se dio un nuevo golpe de Estado que encabezó el coronel Alberto Natusch Busch, quien estaba en contra de la decisión tomada por el Parlamento. Durante este interinato se aprobó una nueva Ley Electoral (Ley 531, del 8 de abril de 1980, que recuperaba el decreto ley del general Padilla). Se mantuvo en tres el número de senadores en las circunscripciones departamentales, lo que hace un total de 27 miembros en la Cámara Alta. Para la Cámara de Diputados se estableció un número de 130 diputados.
 

Elecciones 1985
Las elecciones de 1985 se realizaron por convocatoria del gobierno de la Unidad Democrática y Popular (UDP). Se adelantaron para julio de 1985 (Ley 679 del 14 de diciembre de 1984). Tal como en los años anteriores, se mantuvieron dos tipos de circunscripciones: por un lado la nacional, que designaba al presidente y al vicepresidente; por el otro, las nueve circunscripciones departamentales, en las que se elegía a senadores y diputados. La Ley Electoral de 1980 definió que el presidente y el vicepresidente debían elegirse por mayoría absoluta de los votos válidos.
 

Elecciones 1989
La norma vigente para la elección de senadores en 1985 se mantuvo para el proceso de 1989. Para la asignación de diputaciones se impuso el uso del doble cociente, que fue empleado en las primeras elecciones después de la Revolución Nacional. El proceso electoral de 1989 se ensombreció por una serie de denuncias contra algunos miembros de la Corte Nacional Electoral, a quienes popularmente se denominó: ‘la banda de los cuatro’. La anulación de mesas —posible de acuerdo con la legislación vigente de entonces— determinó cambios en la conformación del parlamento. El ADN y el MIR decidieron establecer el Acuerdo Patriótico.
 

Elecciones 1993
La institucionalización de una Corte Electoral autónoma fue un avance notable en el desarrollo democrático en Bolivia. En 1991 se decidió que los cinco vocales fueran personas sin filiación partidaria, nombradas mediante mecanismos institucionales claros y firmes. En 1993 se llevaron a cabo las últimas elecciones generales de un solo voto para la elección de presidente, vicepresidente, senadores y diputados. Las circunscripciones uninominales serían trazadas posteriormente. 
 

Elecciones 1997
La apertura al sistema electoral mixto fortaleció a los actores políticos campesinos e indígenas, quienes desde entonces participaron en el Congreso y se proyectaron a escala nacional. También se modificó la forma de voto. Se definió la división horizontal de la papeleta en dos partes iguales, en la mitad superior se votaría para la elección de presidente, vicepresidente, senadores y diputados plurinominales; mientras que en la mitad inferior se votaría para la elección de los diputados uninominales.
 

Elecciones 2002
Estas elecciones generales se realizaron con el Código Electoral consolidado en 1999. Fueron las últimas del período de la democracia pactada. Se mantuvo la división del país en tres tipos de circunscripciones: una nacional, nueve departamentales y 68 uninominales. En junio de 2002 se dio la denominada ‘insurrección electoral’ del movimiento campesino e indígena representado por el MAS-IPSP.
 

Elecciones 2005
Se reformó la Constitución, que abrió nuevas vías para la participación electoral: el referendo, la iniciativa legislativa ciudadana, la Asamblea Constituyente y la posibilidad de formar candidaturas sin partidos a través de agrupaciones ciudadanas y pueblos indígenas.
 

Elecciones 2009
A principios de 2009 se realizó el referendo que aprobó la Constitución Política del Estado. La Carta Magna creó las circunscripciones especiales indígena originario campesinas para designar a algunos miembros de la Cámara de Diputados de la Asamblea Legislativa Plurinacional. El número de diputados de circunscripción plurinominal departamental fue reducido en esa cantidad y se mantuvo el total de 130 diputados (70 uninominales, siete especiales y 53 plurinominales). La inclusión de la segunda vuelta, el voto de los ciudadanos bolivianos residentes en el exterior del país y las circunscripciones especiales indígena originario campesinas son otras novedades importantes. En diciembre de 2009, los comicios se realizaron con un nuevo padrón biométrico.
 

Elecciones 2014
La Constitución Política del Estado vigente desde febrero de 2009 establece dos innovaciones en relación con la democracia y las elecciones en Bolivia: un modelo democrático y un diseño institucional para implementarlo. Las leyes del Órgano Electoral Plurinacional (Ley 018, del 16 de junio de 2010) y del Régimen Electoral (Ley 026, del 30 de junio de 2010) definen la propuesta de Democracia Intercultural. Se modificó la distribución de diputaciones para hacer un total de 130.
 

Elecciones 2019
A partir de la Ley 1096 se regula la constitución, funcionamiento y democracia interna de las organizaciones políticas, como parte del sistema de representación política y de la democracia intercultural y partidaria del Estado Plurinacional de Bolivia. La realización de las elecciones primarias para definir a los binomios que van a las elecciones, fiscalización a las organizaciones políticas sobre el manejo de sus recursos y mayor participación de jóvenes y mujeres en las organizaciones políticas.