Hallán la solución al borde del abismo

Dirigentes de los clubes del fútbol boliviano reunidos en Cochabamba.
Foto: Jorge Abrego

 

La Paz / Cambio

Se destrabó el problema que había en el fútbol boliviano y Aurora aceptó la reprogramación del partido con Guabirá, club que no desciende de categoría por su inasistencia al compromiso del sábado 20 en Aiquile.

Después de una maratónica reunión que duró aproximadamente 12 horas con continuos intervalos para encuentros sectoriales a fin de conciliar criterios, se encontró soluciones para reencauzar la continuidad del torneo Clausura.

El lío comenzó con la petición de los seis clubes cruceños que exigieron una reunión aclaratoria al presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), César Salinas, respecto a la reglamentación de la transferencia y habilitación de jugadores en dos clubes en una misma temporada y como no asistió se declararon en paro.

La consecuencia principal fue la inasistencia de Guabirá al compromiso contra Aurora en Aiquile, lo que provocó el caos.

Con relación al reglamento de transferencia, el asesor externo de la FBF, Gustavo Camacho junto al representante de la Unidad Disciplinaria de la Conmebol, Mariano Zavala, realizó una interpretación legal de la disposición de la FIFA, que fue entendida por los clubes.

Después se trató el tema Aurora y Guabirá, que generó una larga discusión, con desencuentros entre dirigentes y con una posición cerrada, en la que ninguna de las partes quiso dar brazo a torcer.

El equipo del Pueblo pidió tres puntos y un resarcimiento económico; mientras el cuadro montereño pidió la reprogramación del cotejo observando la habilitación del estadio de Aiquile.

Por esta sitaución, el equipo de Montero estaba amenazado con el descenso de categoría.

Para destrabar el empantanamiento, el bloque cruceño solicitó un cuarto intermedio para reunirse con los actores directos del problema y con la intermediación de Salinas se llegó una solución gracias al desprendimiento de la dirigencia de Aurora, que aceptó la reprogramación del compromiso evitando el descenso de Guabirá.