Promete nuevo rumbo para el país

 

Prensa Latina

Con el ojo puesto en priorizar a los jubilados si llega a la Casa Rosada, el precandidato presidencial argentino Alberto Fernández pidió iniciar entre todos un nuevo rumbo en este país.

“Vamos a iniciar otro tiempo, el 10 de diciembre se termina la página negra que comenzó ese día de 2015”, dijo en referencia al gobierno de Mauricio Macri y agregó que espera que el 10 de diciembre nazca una nueva Argentina que “no tendrá mi letra sino la de todos”.

En un acto con más de 90 centros de jubilados en la localidad bonaerense de Lomas de Zamora, acompañado por el aspirante a gobernador por el Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, Fernández pidió a los presentes mucha confianza tras señalar que “otra Argentina es posible y la haremos entre todos”.

El otrora jefe de Gabinete durante los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y el primer año de mandato de Cristina Fernández (2007-2008) puso énfasis en el tema de los jubilados y apostó por recomponer el ingreso de este sector e impulsar “una ley que diga que no pagarán medicamentos porque el Estado los va a subsidiar”.

“En esa Argentina nueva quiero asumir el compromiso delante de todos ustedes, los jubilados van a tener el lugar que merecen, no es posible que no le podamos garantizar dignidad a los que toda su vida trabajaron. Una sociedad que se olvida de sus viejos es una sociedad miserable”, sostuvo el aspirante a presidente, quien tiene como acompañante a la exmandataria Cristina Fernández como ‘vice’.