La cobertura eléctrica llegará a 100 mil nuevos hogares este año

Infografía: Javier Pereyra

 

Franz Acarapi / Cambio

El índice de cobertura eléctrica nacional se incrementará en este año de 93% a 95%, con la incorporación de 100 mil nuevos hogares bolivianos que antes no contaban con el servicio, principalmente en el área rural.

Los datos del Ministerio de Energías señalan que desde 2005 la cobertura nacional en el sector de electricidad pasó de 67% a 93% en 2018, mientras que en el área urbana, de 87% a 99%, y en el rural —que muestra el incremento más significativo en los últimos 13 años—, de 33% a 80%. 

En ese marco, este año se incorporarán al servicio 100 mil nuevos hogares del área rural.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INE), en Bolivia existen alrededor de 3,3 millones de hogares, de los cuales 66,7% se encuentran en el área urbana y 33,3% están dispersas en diferentes regiones del área rural. Asimismo, el tamaño medio de las unidades familiares es de 3,3 personas.

Las cifras de la cartera de Energías apuntan a que la meta para 2019 es alcanzar el 95% de cobertura eléctrica nacional, 86% en el sector rural y se mantendría en 99% en los centros urbanos, al igual que en 2018.

Oferta, demanda y excedente de energía

En los últimos 13 años, la oferta y demanda de electricidad registró un importante crecimiento, tomando en cuenta que el consumo pasó de 759 megavatios (MW) a 1.511 MW hasta 2018, mientras que la capacidad de potencia del Sistema Interconectado Nacional (SIN) aumentó de 1.038 MW a 2.237 MW.

El nivel de excedentes de energía también pasó de 279 MW en 2005 a 726 MW en 2018, que posibilita la oferta de exportación de energía eléctrica a países vecinos como Argentina, con quien continúan las negociaciones y trabajos de infraestructura para comenzar la compraventa inicial de 120 MW.

Por otra parte, Bolivia también avanzó en el tendido de la línea de transmisión de electricidad, el cual hasta 2005 contaba con 2.175 kilómetros (km) y en 13 años, hasta 2018, alcanzó a 5.364 km, lo cual quiere decir que se construyeron 3.190 km más, con el objetivo de suministrar energía de manera confiable y equilibrada a los hogares e industrias.

Electricidad alternativa

Antes de 2005, la matriz energética nacional solo se componía de dos factores: las plantas termoeléctricas (57%) y las hidroeléctricas (43%); sin embargo, desde 2006, y con la nacionalización de las empresas eléctricas a cargo de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), se implementaron proyectos de energía alternativa —solar, eólico y biomasa—, que hasta 2018 aportaban con 139 MW al sistema nacional, con una participación del 6% en el sistema nacional, 30% correspondiente al sector hidroeléctrico y 64% a las termoeléctricas.

Según el Ministerio de Energías, el objetivo para el 2025 es consolidar al Estado boliviano en el corazón energético de Sudamérica, para lo cual se tiene previsto contar con una oferta nacional de 4.737 MW.