Las FFAA enfrentan al contrabando en fronteras

Foto: Archivo
Los uniformados bolivianos queman los vehículos que ingresan de forma ilegal al país con diversos productos.

 

Roberto Medina

Durante más de 180 años, las fronteras del país estuvieron abandonadas, es así que grupos de contrabandistas de diversos países tenían “la puerta abierta” para introducir todo tipo de mercadería, situación que afectó la economía y la producción nacional.

Ante esta realidad, el presidente Evo Morales anunció en abril de 2018 la creación del Viceministerio de Lucha contra el Contrabando, dependiente del Ministerio de Defensa.

La creación del Comando Estratégico Operacional (CEO) y de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) evidenció que solo en la frontera con Chile había 120 pasos ilegales o caminos de penetración que eran utilizados por los contrabandistas para ingresar a Bolivia.

Una de las primeras disposiciones fue el traslado de militares a las distintas zonas fronterizas para potenciar el control, la detención de contrabandistas y la incautación de mercadería ilegal, además de la destrucción de los pasos ilegales con explosivos y maquinaria pesada.

La colaboración de los pobladores fue fundamental para destruir estos pasos, ya que entendieron que sin el contrabando se fortalecería la economía y producción boliviana, además que el paso de camiones con productos ilícitos, principalmente en las noches, destruía los sembradíos y mataba a su ganado.

Mayor equipamiento

A pesar de la buena predisposición de los uniformados para realizar los controles y patrullajes, se evidenció que no contaban con el equipamiento ni la infraestructura para realizar una buena labor, por ello, de manera inmediata, se dispuso la construcción y el emplazamiento de 25 puestos militares adelantados, inicialmente en las fronteras con Chile (19) y Perú (seis).

En diciembre de 2018 fue inaugurado el primer puesto militar adelantado en la región de Charaña (frontera con Chile) y entre sus características se destacan sus 42 camas, baños, duchas, cocina, comedor, sala de operaciones, sala de armas, sanidad, helipuerto y todos los servicios básicos dispuestos por ley, a fin de que el personal tenga calidad de vida en el marco de la política del Vivir Bien.

10 puestos ya funcionan

En la actualidad ya funcionan 10 puestos militares adelantados —instalados en las regiones de Charaña, Sepulturas, Lagunas, Río Lauca, Julo, Toldo, Huayllas, Bella Vista, Laqueca y Pecsa—  que posibilitaron el control de las Fuerzas Armadas (FFAA) desde el tripartito con Perú hasta Bella Vista (límite con Chile).