Sala de hemodiálisis para centro Virgen María

Una paciente agradece por la ayuda.
Foto: Min. de Comunicación

 

L. F. C. R. / CAMBIO - Edición impresa
El presidente Evo Morales inauguró ayer una sala de hemodiálisis completamente equipada en el centro de salud Virgen María del municipio de Villa Montes, departamento de Tarija, con 1.600.332 bolivianos.

La nueva instalación cuenta con cuatro máquinas y personal médico, de enfermería, medicamentos e insumos complementarios para la atención gratuita de 32 pacientes que sufren de insuficiencia renal crónica, los que accederán a sesiones en el marco del Sistema Único de Salud (SUS).

“Entregamos una sala de hemodiálisis al centro de salud Virgen María de Villamontes. Cuando llegamos al Gobierno apenas había 5 máquinas de hemodiálisis en todo el país, ahora tenemos 295. Nuestro compromiso es seguir mejorando, porque la salud del pueblo no puede ser un negocio”, escribió el Jefe de Estado en su cuenta de Twitter.

En ese contexto, expresó su complacencia por que los pacientes de Villa Montes ya no tendrán que viajar hasta Yacuiba, Santa Cruz o Salta (Argentina) para hacer su tratamiento de enfermedad renal.

Morales —acompañado de la ministra de Salud, Gabriela Montaño; el ministro de Justicia, Héctor Arce, y los beneficiarios— pidió a los médicos y enfermeras ejercer su profesión con vocación y atender con amabilidad a los pacientes, especialmente con los más pobres y humildes.

Reiteró que el SUS se inició con una inversión de 235 millones de dólares y que su financiamiento está garantizado para las próximas gestiones por la estabilidad financiera y el crecimiento económico “La salud no puede ser un negocio, la vida no puede ser una mercancía; la salud es un derecho de todas y todos los bolivianos”, sostuvo. Además, pidió a los galenos que no atenten contra ese derecho con huelgas y paros médicos.