Termoeléctrica del sur fortalece la oferta energética nacional

 

Opinión

Willy Franz Acarapi Sullca

El jueves, un nuevo proyecto fue inaugurado por el presidente Evo Morales en la ciudad de Yacuiba, en la provincia Gran Chaco del departamento de Tarija. Se trata de la ampliación de potencia de la Termoeléctrica del Sur, que ahora aporta 480 megavatios (MW) al Sistema Interconectado Nacional (SIN), con lo cual la oferta energética del país sube a más de 2.500 MW.

El nuevo emprendimiento consiste en la implementación de un sistema de ciclos combinados —de gas natural y vapor— que permitió incrementar la capacidad de la planta en 320 MW a los 160 MW que ya generaba, con la finalidad de adicionar un total de 480 MW al SIN.

Los datos del Ministerio de Energías señalan que la planta cuenta con cuatro bloques (gas y vapor) que generan 120 MW cada una con el consumo de 20 millones de pies cúbicos día de gas, mayor a los 80 MW que produciría sin el sistema de ciclos combinados.

La ampliación de potencia de la Termoeléctrica del Sur demandó $us 464 millones de inversión, que sumados a los $us 180 millones de la primera fase, el monto total alcanza a $us 644 millones, que beneficia no solo a la región de Yacuiba o el departamento de Tarija, sino al conjunto de la población y fortalece el objetivo de convertir a Bolivia en el corazón energético de Sudamérica.

En ese marco, el Gobierno, a través de la cartera de Energías y la nacionalizada Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), gestiona negociaciones con países como Paraguay, Perú, Brasil y Argentina para la integración eléctrica y exportación de los excedentes.

Entre estas conversaciones, la más avanzada es la que se lleva a cabo con Argentina, nación con la que se prevé comenzar en el corto plazo la compraventa inicial de 120 MW.

 

El Estado boliviano se encamina a convertirse en el centro distribuidor de energía en Sudamérica.