Candidato argentino pide una mesa de consenso

El exministro argentino responde durante una conferencia de prensa a las preguntas de los periodistas.
Foto: Archivo

 

Prensa Latina / Cambio - Edición impresa
El candidato presidencial Roberto Lavagna rompió ayer el silencio en medio de la odisea económica que vive Argentina, en un mensaje en el que convocó a todas las fuerzas políticas a construir una mesa de consenso.

Acompañado por sus fichas electorales, entre ellos el aspirante a vice y gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, se dirigió a la nación y a sus contendientes en las urnas en octubre y los invitó a cancelar toda acción electoralista por varias semanas ‘hasta que recuperamos la serenidad y estabilidad’, dijo.

Nosotros lo haremos a partir de ahora, subrayó el exministro de Economía tras considerar que el país atraviesa una de sus cíclicas crisis económicas con una gran magnitud, en referencia a la devaluación del peso frente al dólar en cortos días, que genera restricciones a los abastecimientos y un traslado a los precios y recae fuerte en la canasta básica y otros artículos.

Hacemos un llamado al Gobierno para que implemente de forma inmediata un programa de emergencia alimentaria y sanitaria para que a nadie le falten alimentos y remedios, y eso requiere que el Poder Ejecutivo convoque a una mesa de consenso con urgencia en la que estén presentes gobernadores, intendentes y organizaciones, sostuvo Lavagna.

DIÁLOGO 
El candidato presidencial, quien dirigió la cartera económica durante los gobiernos de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, llamó a un diálogo constructivo y solidario de todos los sectores sociales, religiosos e institucionales, que permita encontrar más rápidamente soluciones que beneficien a los más humildes.

En su mensaje exhortó al gobierno de Mauricio Macri a plantear de inmediato al Fondo Monetario Internacional renegociar el crédito stand by vigente, contraído el año pasado por un monto de 57 mil millones de dólares, cuyos condicionantes, dijo, son imposibles de cumplir sin imponerle a los argentinos muchos años más de ajustes y sufrimientos.

Subrayó que hoy el país tiene que fijarse como objetivo ‘una economía sana que provea trabajo, producción, consumo e inversiones en el marco de justicia social. Para eso y por eso tenemos que derrotar los flagelos de la inflación, la recesión, el desempleo y la pobreza instalados con fuerza’.

NO GASTE LAS RESERVAS
El candidato a presidente por el Frente de Todos, que en las elecciones primarias ganó con el 47,65% de los votos, le pidió al presidente Mauricio Macri que no gaste todas las reservas del Banco Central.

Afirmó en una entrevista con una emisora local que la cotización del dólar a 60 pesos “está en un valor razonable”, pero insistió: “No deberíamos dejar que se escape más”.

Sobre ese tema, el político favorito para ganar las elecciones presidenciales del 27 de octubre, consideró: “Cada vez que sube el dólar hay miles de argentinos que empobrecen, además de pequeñas y medianas empresas que cierran. No me gusta especular con eso, esas cosas me duelen”.

El debate sobre la línea económica que debería desarrollar el Gobierno gira en torno a dos ejes: gastar reservas del Banco Central o ahorrarlas y buscar otras variantes.

 

Varios sectores protestan contra el Gobierno

Los movimientos sociales argentinos, Barrio de Pie, el Polo Obrero y el Frente de Organizaciones en Lucha, marcharon el jueves en protesta contra la crisis que ha fomentado el presidente de esa nación, Mauricio Macri, tras el súbito aumento del precio del dólar, la depreciación del peso y la desproporcionada elevación de los precios de los alimentos que integran la cesta básica.

“El extraordinario salto del dólar repercutió en los precios de los alimentos y desde el Ministerio que encabeza Carolina Stanley hacen oídos sordos”, denunció la coordinadora de Barrios de Pie, Silvana Saravia.

En este sentido, las agrupaciones destacaron que el primer mandatario de Argentina obvió a la clase menos favorecida en su más reciente alocución en la que decretó medidas económicas, una vez que resultó vencido en las pasadas Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).