Arsénico: el metal en los niños

Foto: Archivo

 

Sputnik 

Los primeros estudios que detectaron altas concentraciones de arsénico en Quintero y Puchuncaví (centro de Chile) datan de los años 80. En mayo de 2019, un análisis halló “inaceptables” cantidades del metal pesado en uñas y cabellos de niños de la zona, por lo que tienen mayores probabilidades de tener cáncer, informa Sputnik.

Está ahí, pero no se ve, se siente. Las personas que habitan los alrededores de la Bahía de Quintero, región de Valparaíso, están acostumbradas al aire pesado de la zona, a sentir dolor de cabeza, mareos, a las constantes alertas sanitarias, a ver las playas negras, llenas de carbón.

Principalmente los niños: ellos saben que no pueden correr en el patio de su escuela y que tienen que lavarse las manos constantemente.