El histórico oro que Bolivia ganó en los XVIII Juegos Panamericanos

Los artífices de la primera medalla panamericana.
Foto: Cambio

 

La Paz / Julio Céspedes

Bolivia tuvo en Lima (Perú) su mejor participación en la historia de los Juegos Deportivos Panamericanos gracias a su primera medalla de oro que ganó en Lima, haciendo vibrar de emoción a todo el país.

Fue el ráquetbol, en la competencia por equipos de la rama masculina, el que dio la tan ansiada presea dorada.

“Es un logro muy esperado y deseado. Esta medalla fue el plus que le dimos al país en los Juegos. Esta conquista también nos deja con la intención de querer ganar más cosas”, comenta Conrrado Moscoso, uno de los artífices de la gesta.

La selección masculina de ráquet estuvo conformada por Moscoso y los hermanos Carlos y Roland Keller.

“Ganar la medalla es una gran honra, satisfacción y gloria”, expresa Conrrado, quien agrega que la disciplina y la fe son elementos que se combinaron para tener la exitosa campaña en el evento.

DE MENOS A MÁS

La actuación de los raquetbolistas nacionales fue creciendo en los Juegos en cada etapa.

Primero se tuvo los torneos de singles y dobles. En individual Carlos Keller se eliminó en los octavos de final y Moscoso llegó a semifinales, con lo que obtuvo la presea de bronce.

En dobles, Moscoso y Roland Keller avanzaron hasta la final, pero perdieron ante México y tuvieron que conformarse con la medalla de plata.

Después vino el certamen por equipos, para lo que había que reponerse tras perder la final de dobles. “Perder esa final fue algo muy duro para nosotros, eso nos trajo también el recuerdo de los Juegos de Totonto 2015, donde también nos quedamos con la medalla de plata en dobles. Nos pusimos muy tristes, pero estábamos conscientes de que la competencia no se acababa ahí porque venía el torneo por equipos”, recuerda Roland Keller.

En el torneo por equipos, Bolivia venció en cuartos de final a Guatemala, en semifinales a Estados Unidos y en la final a Colombia.

“En los partidos por el título teníamos rivales conocidos y sabíamos que iba a ser una batalla muy dura, ellos venían jugando muy bien, habían dado la sorpresa de ganar a los mexicanos, que eran los favoritos”, indica Roland.

En el primer partido Conrrado Moscoso ganó y le dio un punto a Bolivia, en el segundo Carlos Keller perdió y la final estaba igualada a uno, por lo que el dobles definió el oro.

“Con Conrrado somos una dupla muy sólida, nos teníamos mucha confianza por la experiencia que acumulamos. En el momento del partido había gran expectativa, la gente nos fue a apoyar, pero también teníamos nerviosismo, que lo supimos transformar en energía positiva y logramos nuestro sueño”, manifiesta.
 

GARRA

Para Carlos Keller, un elemento importante, fue “la garra que se puso en la cancha en cada uno de los partidos”.

Si bien se tuvo algunos tropiezos, eso se dejaba de lado para enfocarse en lo que se tenía por delante. “Yo nunca me caigo, borro los malos recuerdos y pienso en lo nuevo que se tiene; y cuando no me toca jugar, apoyo desde afuera. Lo de Lima será algo inolvidable”.