Pobladores de Achocalla advierten que no permitirán que funcione relleno en Sak’a Churu

Pobladores de Achocalla se movilizaron en rechazo al funcionamiento del relleno sanitario transitorio de Sak’a Churu.
Foto: Carlos Barrios

 

ABI, CAMBIO

Pobladores de Achocalla advirtieron hoy que no permitirán que el relleno sanitario transitorio de Sak’a Churu funcione porque forma parte del botadero de Alpacoma, el cual ya sufrió dos deslizamientos en este año por la inestabilidad de sus suelos.

“Sak’a Churu es lo mismo que Alpacoma, están lado a lado. En este sector ya hubo dos deslizamientos y pueden ocurrir otros más, porque ya hemos visto que no es un área estable. Es necesario que las autoridades tengan más responsabilidad y tomen en cuenta el daño que se provoca a Achocalla con esta contaminación”, argumentó el alcalde de esa población, Dámaso Ninaja.

Los comunarios asumieron esa determinación en el marco de un cabildo en la plaza San Francisco, luego de una marcha por el centro de la ciudad. También dijeron que no permitirán que ingrese más basura al relleno de Alpacoma a partir del miércoles.

 “Si no se cierra el relleno sanitario de Alpacoma, el miércoles (21 de agosto) se instalará un ampliado en Achocalla, donde se establecerá el cronograma de bloqueos, tanto en el ingreso al relleno como en la carretera fundamental (a Oruro)”, señaló Ninaja.

El posible bloqueo también sería una medida en rechazo al funcionamiento de Sak’a Churu.

El 15 de enero, el relleno sanitario de Alpacoma, que funciona allí desde 2004, sufrió el deslizamiento de una de sus macroceldas, que derivó en el derrame de 200.000 toneladas de basura en descomposición y 10.000 metros cúbicos de líquidos tóxicos, que según las autoridades y pobladores de Achocalla llegaron hasta los ríos Alpacoma y Achocalla, que a su vez se conecta con el río Choqueyapu.

Un segundo evento de similares características se produjo el 30 de julio, cuando cedió el talud que sostenía tres piscinas de lixiviados, una de las cuales derramó el 80% de los líquidos que contenía, unos 4.000 metros cúbicos.

Esas piscinas están al pie del relleno de Alpacoma, pero en predios que son de propiedad de la empresa Tersa S.A., que administra ese vertedero.

Debido a ambos sucesos, los pobladores de Achocalla marcharon ayer por las principales calles del centro paceño, contra el alcalde de La Paz, Luis Revilla, y del gobernador de La Paz, Félix Patzi, a quienes demandan que dejen de propiciar la contaminación del municipio de Achocalla.

"El relleno sanitario de Alpacoma está generando daño a la salud pública y al medio ambiente”, afirmó Ninaja.

El gobernador Patzi ratificó que el relleno de Alpacoma tiene autorización para funcionar hasta este martes.

Sin embargo, un grupo identificado como las juntas vecinales de Alpacoma, dirigidos por Alejandro Poma, anunció la instalación de una vigilia en el ingreso a Alpacoma para garantizar las operaciones en Sak’a Churu.

“Nosotros estamos haciendo la vigilia correspondiente. Para esto solo hemos convocado a 10 vecinos por cada urbanización, para decir a Achocalla que no vamos a permitir que nos amenacen con bloquear”, indicó Poma.

Este dirigente autorizó la instalación del relleno sanitario de Sak’a Churu, que está ubicado al lado del de Alpacoma y en la misma pendiente, de manera que ambos tienen el mismo ingreso por La Paz en la parte de arriba y Mallasilla por abajo.

gr/jrc/clm                   CAMBIO