Contrabandistas ocultan mercadería ilegal

Las bolsas de yute encontradas dentro de zanjas.
Foto: Archivo

 

Redacción central / Cambio - Edición impresa
Los grupos delictivos que se dedican al contrabando modifican de manera constante sus estrategias en procura de burlar a los efectivos del Comando Estratégico Operacional (CEO), es así que esconden una diversidad de productos en casas de barro abandonadas en distintos sectores de la línea de frontera con Chile.

“Hemos detectado que usan esas casas para ocultar los productos, luego una cantidad considerable de estibadores pagados por esos grupos acude a esos sitios para trasladar a pie esa mercadería a vehículos pequeños y medianos que los esperan en otros sectores para intentar ingresar al país”, señaló a Cambio el viceministro de Lucha contra el Contrabando, Gonzalo Rodríguez.

Al detectar esa mercadería, por lo general ropa usada y electrodomésticos, los uniformados la destruyen e incineran en el mismo lugar para evitar que los estibadores y contrabandistas los ataquen en su intento de recuperarla.

Agregó que los grupos delincuenciales cambian a menudo sus estrategias debido a la intensidad de controles y operativos fronterizos anticontrabando.

“En menos de cuatro días ya sobrepasamos los 500 fardos de productos ilegales destruidos que escondieron en esos depósitos transitorios”, explicó.

Los militares refuerzan los controles a lo largo de las zanjas que fueron cavadas en la frontera, puesto que los contrabandistas también esconden bolsas de yute con mercadería ilícita en esos sitios para hacer el trasiego mediante estibadores.