Sak’a Churu no es apto para un relleno sanitario

El ingeniero Núñez en entrevista con Cambio.
Foto: Gabriela Ramos

 

Redacción central - Edición impresa

La Facultad de Ciencias Geológicas de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) afirmó que el área donde la Alcaldía de La Paz habilitó el nuevo relleno sanitario de Sak’a Churu, contiguo a Alpacoma, es “totalmente inestable” y por lo tanto no es apto para la instalación de un vertedero de residuos sólidos.

El decano de esta institución, Germán Núñez Aramayo, declaró a Cambio que el sector es producto de un torrente de barro que generó tierras arcillosas, además de que tiene aguas subterráneas y está en un área que corresponde a una falla geológica.

Recordó que encontró esos problemas en 2004, cuando participó en una investigación geológica del territorio, y desde entonces se opuso a que allí se instale el relleno de Alpacoma, el cual se desmoronó 15 años después, como se pronosticó.

¿Cuáles fueron las conclusiones del estudio que realizaron al área denominada exfundo Alpacoma?
En 2004 ya tuve algunas vivencias y análisis del proyecto que estaban realizando para instalar el relleno sanitario en Alpacoma. Me opuse a que se ubique en el sector, pero no hubo respuesta y ya vimos los resultados lamentables este año. Fue evidente que no era un lugar adecuado para hacer un relleno.

Es importante considerar que Alpacoma es una zona inestable, totalmente inestable. El relleno que están instalando en Sak’a Churu, que es una zona adyacente, quizás tenga un poquito menos de problemas, pero aun así creo que se debería hacer un estudio más detallado de su viabilidad.

En el aspecto geotécnico, podemos decir que Sak’a Churu está dentro de una parte de lo que es la formación La Paz, que es estable, pero que tiene un problema de aguas subterráneas. Entonces, eso es un aspecto que se debería considerar.

Además se deberían hacer algunos pozos, que son fundamentales para ver la profundidad de estas aguas subterráneas; hacer geofísica, sobre todo con sondeos verticales, para definir la cantidad de aguas que pasan por la superficie.

Es fundamental trabajar sobre un proyecto real y que cuente con todas las etapas que se deben aplicar para su conformación. Lo primero que se debe hacer es la geología, ver cuencas, ver zonas donde el agua tiende a escurrir y las zonas de infiltración, donde el agua penetra.

También es importante ver si esas aguas están penetrando superficialmente y entonces tratar de hacer canales laterales. Y por último, los sistemas de compactación para asegurarse de que las celdas o piscinas no tengan escapes o filtraciones.

 

¿Qué características tiene el suelo de este sector?
Esa es una zona de deslizamiento, todo el sector de Achocalla, del que forma parte Alpacoma, es un torrente de barro, una masa saturada con agua que se deslizó y se depositó en el área. Al ser un torrente de barro, generó muchas arcillas, y esas arcillas con algunos horizontes conglomeráticos arenosos no son suficientemente estables.

Además de la pendiente que existe, ya que es el borde del altiplano y la unión con la cuenca de La Paz, todo esto genera un área de poca estabilidad.

En este sentido, los suelos son arcillosos, limo arcillosos, presentan cárcamas, que son huecos que se producen debido a la erosión y la lluvia. Ahí se llena el agua, penetra al suelo y produce fracturamientos en la roca.

 

¿Eso quiere decir que el agua siempre será un problema en el área?
Exacto, esa es la realidad, es el problema que existe en Alpacoma y en general en toda la ciudad de La Paz.

 

¿La formación La Paz atraviesa el área?
Así es, el exfundo Alpacoma está sobre la formación La Paz, pero la morfología del terreno no es homogénea, es decir que la profundidad no es uniforme: en algunos lugares está a menos profundidad y en otros está más adentro.

 

¿Qué incidencia tiene la falla geológica, que viene desde Río Abajo y cruza Alpacoma?
Esta falla geológica es otro problema. Lo hemos visto en el sector de las ladrilleras, que está en Alpacoma, y hace un tiempo presentó una reactivación que produjo algunos efectos. Será necesario monitorear y hacer estudios. 

 

¿Qué estudios se necesitan para instalar un relleno sanitario?
Según la normativa ambiental, no puede estar a menos de 12 kilómetros de un área poblada.

Tiene que elaborarse un mapa geológico y geomorfológico para ver la posibilidad de deslizamientos. Se tiene que tener un mapeo de pendientes, de suelos, estudios específicos de perforaciones que cuenten con correlaciones.

Se tienen que hacer varias líneas geofísicas para ver cómo actúa el subsuelo en la profundidad y su forma interna, y nos da la oportunidad de cambiar el curso de ríos subterráneos.

Incluso se debe tomar en cuenta la geoquímica porque no se puede echar material de desechos orgánicos o de hospitales a cualquier tipo de suelo, por eso se debe establecer si el suelo es alcalino o ácido.