No nos manejamos con altura

Laberinto

Gustavo Cortez C.

Editor / Deportes

No pues, nosotros mismos estamos moviendo el avispero y después nos vamos a quejar cuando ya estemos picados y con dolor. Estamos manejando mal el tema de la altitud. Que existe, existe. ¿Afecta? Sí. Pero, ¿mata? No. Si falleció un árbitro (Víctor Hugo Hurtado)en el estadio de Villa Ingenio fue por un paro cardiorrespiratorio, que pudo haberle sucedido aquí o a nivel del mar. Fue una falta de previsión médica del colegiado. 

Lo que extraña es que se vuelven a escuchar quejas de la altura y la ventaja que sacan de ella los equipos del occidente en la Liga nacional.
Ni la FIFA (que en la década anterior vetó a las ciudades altas) habla del tema, pero sí lo hace gente que está en nuestro medio. Por desconocimiento de nuestra topografía se le puede disculpar la barrabasada (“es inhumano jugar en la altura”) al técnico brasileño de Destroyers, Evandro Guimaraes, pero no lo que dice Robert Blanco, vicepresidente de la Federación.

Blanco olvida que el fútbol boliviano (y estamos hablando del país, Santa Cruz incluida) luchó por levantar el veto que la FIFA impuso en 2007 a ciudades que están arriba de los 2.500 metros de altitud, porque esa decisión arbitraria le arrebataba a Bolivia su derecho de jugar en el estadio Hernando Siles de La Paz (3.600 msnm) y sacaba de la cancha de un puntapié algo que se pregonó siempre, que el “deporte es universal” y que “se juega donde se vive”.

Ganada esa guerra internacional, hoy vemos que surgen pequeñas batallas en propio territorio. Inadmisible. Y son personas que deberían ver el fútbol boliviano con una visión integral y de unidad.

Bolivia nació con una topografía que encierra una infinidad de peculiaridades. Tenemos ciudades altas, valle y llano. No somos iguales. Cada región es especial en lo suyo, en sus costumbres, cultura y hasta en la comida. Solo nos faltan ciudades costeras, que las tuvimos, pero esa es otra historia. Esa riqueza tiene este país y no solo debemos respetarla, sino quererla y cuidarla. Aquí nacimos, aquí vivimos y aquí tenemos que esforzarnos para crecer.

No podemos criticar por criticar. El señor Blanco (aparte que ni él debe entender lo que dice, porque mezcla todo) está errado en sus comentarios. Es inaceptable que un dirigente del fútbol nacional esté cuestionando que la altura afecta a los equipos del llano y agregue —para paliar su débil y liviano criterio— que el calor también afecta a los del occidente. ¡Por favor!

Si Santa Cruz pasa por un mal momento futbolístico en la Liga nacional es por la ineptitud de sus dirigentes. No le echen la culpa a la altura. Oriente Petrolero, Blooming y hace poco Sport Boys fueron campeones ganando en el llano y en la altura. Y fue cuando su dirigencia trabajó en serio y con objetivos claros.

Así que es hora de dejar a un lado las excusas y fortalecer los proyectos propios.

--

Dato

El presidente Evo Morales intercedió en la pelea contra el veto en 2007. Incluso viajó a Suiza para hablar con Blatter; esa gestión levantó la medida que iba a implantar la FIFA.