Todos exigen a Bolsonaro que salve la Amazonía brasileña

Foto: RT
Indígenas brasileños muestran los efectos de la deforestación en la Amazonía.

 

Telesur

Organizaciones, personalidades, presidentes y otros se sumaron al pedido para proteger el denominado ‘pulmón del mundo’. El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, expresó su preocupación por los incendios que arrasan la Amazonía e instó a proteger la selva por ser uno de los recursos clave del mundo. “Estoy profundamente preocupado por los incendios en la selva amazónica. En medio de la crisis global climática, no podemos permitir más daño a una de las mayores fuentes de oxígeno y biodiversidad. La Amazonía debe ser protegida”, comentó Guterres en su cuenta Twitter.

Los peores incendios 
La Amazonía atraviesa la peor ola de incendios de los últimos cinco años, según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), que registró más de 75 mil focos ígneos entre el 1 de enero y el miércoles 21 de agosto.

En esta semana se registraron 1.181 incendios en la Amazonía brasileña, mientras que desde julio más de 100 focos fueron detectados en la zona peruana amazónica.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dijo que su país no cuenta con los recursos para combatir los incendios y acusó a las organizaciones no gubernamentales (ONG) por el fuego que se propaga.

Por su parte, las organizaciones ambientalistas acusaron al Gobierno brasileño de incentivar las quemas de la selva y su explotación a través de políticas a favor de los ganaderos e industriales.

Entre enero y agosto de 2019 se registraron un total de 71.497 siniestros de esta naturaleza, un número considerablemente superior a las 39.194 quemas que ocurrieron en el mismo período de 2018.

Francia amenaza
El jefe de Estado de Francia, Emmanuel Macron, anunció que tras la emergencia forestal en la Amazonía, suscitada en al menos 19 días, suspenderá los acuerdos comerciales que había pactado con el bloque sudamericano, Mercosur, pues considera que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, le mintió y violentó además las ordenanzas de resguardo ambiental.

Macron aclaró que Jair Bolsonaro deliberadamente incumplió los compromisos sobre el clima y la biodiversidad en esa área sudamericana, hecho que desencadenó los focos de voraces incendios en la Amazonía. 

En este sentido, el Primer Mandatario francés emitió un comunicado desde el despacho presidencial, Palacio del Elíseo, en el que catalogó estos pasados sucesos como una crisis internacional.

“La selva de Amazonas, los pulmones de nuestro planeta que producen el 20% de nuestro oxígeno, está ardiendo. Esta es una crisis internacional”, expresó Macron.

El Presidente de Brasil atacó de manera enfática la ayuda internacional que intenta ingresar a las zonas de la Amazonía que fueron afectadas por el fuego, Bolsonaro alegó que no se trata de una colaboración ante la situación ambiental, sino un intento por interferir en las políticas inherentes al Gobierno de esa nación suramericana. 

En este particular, Macron informó que los países integrantes del Grupo de los Siete (G-7), reunidos en la ciudad costera de Biarritz, Francia, debatirán en detalle la situación de emergencia forestal en la Amazonía.

“La sugerencia del Presidente francés, de que asuntos amazónicos sean discutidos en el G-7 sin participación de los países de la región, evoca una mentalidad colonialista fuera de lugar en el siglo XXI”, manifestó Bolsonaro en su cuenta oficial de Twitter, @JairBolsonaro.

La destrucción generada por los incendios forestales que perjudican gran parte de la Amazonía desde hace dos semanas conmocionó al mundo por las grandes pérdidas para la biodiversidad y ante la indiferencia de Jair Bolsonaro para atender la situación.

Reino Unido también expresó su preocupación por los incendios, el primer ministro, Boris Johnson, dijo que usará la cumbre del G7 para pedir una renovada atención a la protección de la naturaleza.

Alemania no se quedó atrás, “la Amazonía quemada por los incendios representa una prioridad, “una situación de grave emergencia” que debe ser discutida en el G7, afirmó la canciller Angela Merkel.

Colombia propuso realizar un “proyecto conjunto” de prevención, mientras que el Gobierno de Chile confirmó el ofrecimiento de ayuda.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, manifestó su “profunda preocupación” por los incendios y también ofreció su “modesta ayuda” para mitigar la “dolorosa tragedia, con carácter inmediato”.

Movilizaciones Mundiales
Las sedes diplomáticas de Brasil en diferentes lugares del mundo son escenario de manifestaciones populares para exigir una acción política contra los incendios que están ocurriendo en la Amazonía desde al menos 19 días.

Desde Madrid, Londres y Berlín los manifestantes muestran su indignación y rechazo por los devastadores fuegos en la región amazónica. La quema en la Amazonía puede desatar una catástrofe ecológica de grandes dimensiones para el planeta.

En ese sentido, en Madrid, bajo el lema de “SOS Amazonia. Nuestra casa está en llamas” el colectivo ambientalista internacional Juventud por el Clima, convocó a protestar, con el fin de expresar su rechazo contra las políticas económicas e industriales del Gobierno brasileño, considerado como el principal culpable de esta tragedia global.

Cerca de 200 personas en Madrid repetían consignas como “No es fuego, es capitalismo”, “Bolsonaro dimisión”, o “Sin Amazonia no hay futuro”, centrando la responsabilidad en  Ejecutivo de Bolsonaro y sus políticas económicas.

“Jair Bolsonaro está permitiendo que se queme este santuario natural tan necesario para todos, pero no se lo vamos a permitir, no concentraremos para que nuestra voz en las calles y plazas la escuchen arriba”, denunció el comunicado de Juventud por el Clima.

La organización aseguró que el incendio de la Amazonía brasileña “no es un problema local”, sino un “problema que tiene repercusiones globales”, y reclama a las autoridades de las diferentes regiones del mundo a tomar medidas al respecto.

“Aunque somos de muchos países y culturas diferentes, y tenemos visiones diferentes del mundo, todos nos mantendremos unidos detrás de un objetivo común: expresar nuestra consternación y enfado por las políticas del Gobierno brasileño que aceleran enormemente la crisis climática”, afirman los activista ambientalistas.

Además, aseguran que “lo que estamos viendo es el resultado de la acción del hombre, de las quemas provocadas para deforestar un terreno para así poder explotarlo económicamente”.

 

Después de casi tres semanas, se evalúa enviar tropas del ejército

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció este viernes que está analizando la posibilidad de enviar al Ejército para colaborar en las tareas de extinción del fuego en la Amazonía, que registra incendios desde hace casi 20 días.

Así, en medio de las críticas que provienen desde distintas partes del mundo por la aparente inacción del Ejecutivo mientras buena parte de la región selvática se quema, el mandatario aseguró: “Haremos lo que esté a nuestro alcance”.

De esta forma, Bolsonaro está considerando impulsar una operación de garantía y orden, que se puede utilizar cuando las fuerzas de seguridad tradicionales están agotadas. Para ello, se requiere la aprobación del Jefe de Estado. 

Por otro lado, el líder del Partido Social Liberal (PSL) manifestó que dio instrucciones a sus funcionarios para tomar “las medidas necesarias en la lucha contra los focos de incendio en la región de la Amazonía, con el fin de preservar y defender la flora, un patrimonio nacional”.

El jueves expresó públicamente que hay “pruebas muy sólidas de que las ONG están detrás de la quema”. Si bien aclaró que no se trata de una acusación, sostuvo que existe una “sospecha”, sin dar mayores detalles. Insinúo que aquellas organizaciones no gubernamentales podrían estar implicadas en los incendios para perjudicar a su Gobierno, ya que el Ejecutivo habría recortado los aportes económicos: “Nosotros retiramos el dinero a las ONG, el 40% iba para ellas. Ya no tienen más. De modo que están sintiendo la falta de dinero”.

 

“Invasores de tierras usan el fuego para dar cabida a negocios ilícitos”

Las causas y efectos de los incendios son las principales preguntas que están sobre la mesa. RT habló con Marcos Buckeridge  —decano del Instituto de Biociencias de la Universidad de Sao Paulo—, quien asegura que “las políticas adoptadas por el nuevo gobierno brasileño de desvalorizar las cuestiones del medio ambiente y adoptar una visión que se basa en que la preservación del medio ambiente perjudica el desarrollo, así como la facilitación del uso de armas, provocaron que los invasores de tierras en la región amazónica usen el fuego como herramienta para dar cabida a negocios ilícitos”.

Respecto a si hay fuegos naturales, señaló que hay situaciones en que la humedad es muy baja y el fuego puede surgir espontáneamente. Para que esto se produzca tiene que haber condiciones de baja humedad no solamente en el aire, también en la materia (hojas y ramas) que permanecen en el suelo. Los fuegos naturales son comunes en el cerrado (bioma brasileño). Incluso son reguladores del bioma, es decir, los incendios reinician la sucesión ecológica (proceso natural) y mantienen el cerrado. En teoría, en los bosques tropicales pueden surgir incendios naturales, pero solamente en casos raros. “Los incendios que vemos hoy en las regiones de la selva tropical son causados, en su gran mayoría, por actividades humanas”, explica.

Respecto a las consecuencias, dice que “a corto plazo, el humo afecta drásticamente a las poblaciones que viven cerca de las zonas de los principales incendios. Las ciudades pueden pasar días, incluso meses, cubiertas de humo, lo que causa enfermedades”.