4.000 activistas se manifestaron contra la reunión

La multitudinaria marcha condenó “el cinismo” de los líderes mundiales.
Foto: AFP

 

Telesur - Edición impresa

Unos cuatro mil activistas se manifestaron ayer en la frontera franco-española contra la agrupación del G7, a la llegada de los jefes de Estado para la Cumbre en Biarritz.

El objetivo de la Contracumbre, en sus propias palabras, es “deconstruir la arquitectura neoliberal y los múltiples sistemas de dominación que están destruyendo nuestro mundo”.

Una de las exigencias que se les hace a los dirigentes mundiales es actuar contra el cambio climático y evitar los crímenes cometidos contra la naturaleza, en vista de lo ocurrido en los últimos tiempos, incluyendo los incendios de la Amazonia.

Durante las protestas, una portavoz de la subprefectura de Bayona reportó que al menos 17 personas fueron detenidas durante una serie de incidentes con la Policía.

Según reportes, la marcha se inició en Hendaya, en el sur de Francia, hasta Irún, localidad vasca y ubicada en la frontera española.
La concentración —encabezada por una pancarta que llevaba el lema “No al G7, construyendo otro mundo desde Euskal Herria”, que se puede leer en euskera, castellano y francés— fue convocada por la plataforma vasca G7 Ez y la francesa Alternatives G7.

La intención es promover alternativas contra la desigualdad entre ricos y pobres que el llamado “cinismo” de los líderes del mundo han promovido, de acuerdo con las declaraciones del portavoz de Alternativas G7, Sebastien Bailleul.