Movilizan 10 mil brigadas en todo el país para la vacunación antirrábica

El viceministro Álvaro Terrazas, en la campaña de vacunación en Montero.
Foto: Ministerio de Salud

 

 Cambio - Edición impresa

El Gobierno central, en coordinación con las gobernaciones y las alcaldías, inició ayer la campaña de vacunación “Ni un perro sin su vacuna”, que concluirá hoy en todo el territorio nacional.

“Promovemos la defensa de los derechos de animales, pero debe ir acompañada de la responsabilidad con nuestras mascotas y eso incluye no solamente cuidarlas o darles amor, sino elementos que deben cuidar la integridad de su salud”, señaló el viceministro Álvaro Terrazas en el acto de inauguración realizado en la ciudad de Montero.

Esta movilización se organiza cada año, pero a diferencia de anteriores gestiones, en esta el Gobierno desplegó 10 mil brigadas, integradas por tres personas (un vacunador, un registrador y un canalizador) con la intención de llegar a todos los rincones del país.

Además, puso a disposición de las autoridades sanitarias de todo el territorio 3,3 millones de dosis.

El viceministro Terrazas explicó que el tipo de dosis que usan actualmente es el denominado celular, que “nos da más tiempo de protección y que es más eficaz”, a diferencia del que se utilizaba antes, que era el CRL (cerebro de ratón lactante).

En 2017, Bolivia atravesó un episodio denominado epizoofia o epidemia de rabia canina, cuando mil animales estuvieron “condenados a morir” y en el que ocho personas perdieron la vida con rabia humana.

Terrazas explicó que este fenómeno se produjo debido a la proliferación de perros callejeros y a una flexibilización en las campañas de vacunación. De modo que, dijo, a partir de esa experiencia se hicieron cambios en las movilizaciones de inmunización. Se cambió el tipo de vacuna de CRL a celular, se ampliaron los días de campaña de uno a dos y se cambió la estrategia de los puntos fijos a las brigadas móviles.

Además, anunció que durante la siguiente semana las brigadas de vacunadores harán un rastrillaje en la zonas endémicas para alcanzar el objetivo de que todos los perros estén inmunizados. Precisó que las dosis también se aplican a los gatos.

En el acto de inauguración, realizado en Montero, el viceministro aplaudió la labor que desempeñaba ese municipio en materia de salud.

Indicó que son dos los motivos para felicitarlos: porque fueron los primeros en cumplir con el Sistema Único de Salud (SUS) y porque ninguno de sus galenos y profesionales en salud acató el paro del Colegio Médico de Bolivia, que inició esa medida extrema el lunes pasado.

“Es el trabajo más comprometido con su población”, destacó Terrazas.

Esta campaña de vacunación pretende controlar la circulación de la rabia canina y eliminar la rabia humana transmitida por mordedura de un perro infectado.

Participan el ministerio del área, las universidades, los institutos de enfermería, Mi Salud, veterinarios, Policía, militares, personal de salud de las gerencias y/o redes, municipios, Sedes, entre otros.

En las zonas urbanas y céntricas se instalaron puntos fijos de vacunación y en el área rural se recorrerá casa por casa.

Toda la logística y los 3,3 millones de dosis tienen un costo de 6,5 millones de bolivianos, pagados en su integridad por el Estado, destacó Terrazas.