Ganaderos defienden la norma aprobada para su sector

Foto: ABI
El presidente de la Confederación de Ganaderos de Bolivia, Óscar Ciro Pereyra.

 

Cambio y ABI

El presidente de la Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol), Óscar Ciro Pereyra, destacó ayer el trabajo realizado por el Gobierno nacional para mitigar los incendios forestales que asolan distintas comunidades de la Chiquitania, y afirmó que las normas dirigidas a la actividad agropecuaria son acertadas, porque además de cuidar el medio ambiente impulsan el desarrollo del sector en el país.

“Señor Presidente (Evo Morales) valoramos la asistencia que se está dando a los sectores afectados a través del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras y a través del Ministerio de Defensa con forraje y agua, cuando el productor más lo necesita. Una vez apagado el fuego, nuestro sector seguirá en emergencia por falta de pastura, agua y otros insumos para el ganado”, aseveró, además de lamentar que algunos sectores de oposición traten de utilizar el desastre con fines políticos.

En su discurso, Pereyra recordó que a nivel nacional existen 900 mil unidades productivas que generan 2,5 millones de fuentes de trabajo y garantizan la soberanía alimentaria del país, disminuyendo la extrema pobreza. También explicó que en Santa Cruz hay un plan de uso de suelos plus bajo una ley aprobada en 2003, y que toda normativa dictada tiene sus correspondientes reglamentaciones que tienen como prioridad el cuidado del medio ambiente.

“Las normas y las políticas del Gobierno para el agro no están equivocadas, al contrario, permiten generar desarrollo para el país atendiendo principalmente a los pequeños productores que llegan a un 90%”, dijo.

Esa posición responde al pedido de algunos sectores de oposición que exigen la abrogación de algunas normas como el Decreto Supremo 3973 y la Ley 741, mismos que, según la derecha, serían responsables de ocasionar los incendios en Santa Cruz.

“Las normas cuestionadas están bien pensadas y bien elaboradas, resguardando la sostenibilidad del medio ambiente y el desarrollo productivo del país, no deben derogarse. No matemos la gallina de los huevos de oro”, remarcó Pereyra.

Por su parte, el presidente de la Federación Nacional de Cooperativas Agropecuarias (Fencoa), Julio Pinto, manifestó que elaborarán una propuesta para restituir la vegetación y biodiversidad en la Chiquitania, del departamento de Santa Cruz, que fue afectada por los embates del incendio forestal. 

“Las cooperativas agropecuarias tenemos bastante experiencia en lo que es el trabajo y la agricultura en las zonas tropicales”, expresó.

 

Cronología de los hechos

Antes del 16 de agosto, la administración del presidente Evo Morales instruyó a Defensa Civil intervenir para apagar el incendio forestal en el municipio de Roboré, departamento de Santa Cruz.

16 de agosto: La Gobernación declaró emergencia departamental por el incendio. El Viceministerio de Defensa Civil y las instituciones cruceñas iniciaron la coordinación para combatir los focos de calor.

17 de agosto: Dos helicópteros con bambi bucket sofocaron el punto de incendio en Chochis.

18 de agosto: El Ministro de Defensa y el Gobernador de Santa Cruz coordinaron acciones ante la emergencia después de un sobrevuelo por la zona. Diez camiones cisterna de Defensa Civil fueron desplazados hasta el lugar.

19 de agosto: El Jefe de Estado confirmó el ingreso del tercer helicóptero para evacuar a personas afectadas de Roboré. El Gobierno preparó una gran cruzada de envío de ayuda humanitaria para mitigar el incendio forestal.

20 de agosto: El Ministerio de Defensa e instancias en emergencia establecieron nuevas tareas y medidas de control por el incendio en Roboré. Se conformó el Comando de Incidentes contra incendios, encabezado por el Ministerio de Defensa.

21 de agosto: La primera autoridad del país creó el Gabinete de Emergencia Ambiental para sofocar los incendios en la Chiquitania. Un cuarto helicóptero se sumó a las tareas de control de incendio con sistema bambi bucket.

22 de agosto: Continuaron las tareas para eliminar las llamas en el bosque chiquitano.

23 de agosto: La madrugada del viernes llegó a Bolivia el Boeing 747-400 SuperTanker. El gabinete medioambiental identificó seis sectores para su intervención. El Gobierno calificó como alentador el primer vuelo del SuperTanker.

24 de agosto: El SuperTanker realizó con éxito su segunda descarga en el sector de Pesoé.

25 de agosto: El Gobierno fortaleció equipos y tareas con el alquiler de tres avionetas fumigadoras. Defensa Civil entregó equipamiento para cuadrillas de bomberos forestales. SuperTanker trabajó en el municipio de Puerto Suárez para sofocar incendios.

26 de agosto: El Gobierno enfrentó el fuego desde tres frentes en la Chiquitania: en los municipios de Roboré, Puerto Suárez y San Ignacio de Velasco. El SuperTanker se dirigió a la zona Mutún-Puerto Busch, sobre el Río Negro, denominado triángulo Man Césped-bañados Otuquis, de la provincia Germán Busch.

27 de agosto: El presidente Evo Morales declaró pausa ecológica en la Chiquitania y convocó a conformar un pacto nacional por la biodiversidad para controlar el incendio forestal y la sequía en la Chiquitania. El Jefe de Estado confirmó el apagado del fuego en el denominado triángulo Man Césped-bañados Otuquis, de la provincia Germán Busch, con la intervención del avión SuperTanker. Anunció la contratación de tres helicópteros, uno de ellos con doble hélice.

28 de agosto: El presidente Evo Morales inició el diseño de un plan para recuperar los daños ocasionados por el incendio forestal en la Chiquitania y garantizó los recursos económicos que sean necesarios para ese propósito. Los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) confirmaron la donación de 1 millón de dólares para coadyuvar en las tareas de mitigación. Dos helicópteros de Perú se sumaron a las tareas en la Chiquitania. El Presidente informó la reducción de los focos de calor de 8.000 a 162.