Fernández: Argentina saldrá de la crisis y podrá mejorar

Foto: EFE
Alberto Fernández, durante la conferencia de prensa en España.

 

Página 12

Alberto Fernández llegó al Parlamento español para brindar una conferencia sobre el vínculo entre América Latina y Europa. Al momento de presentarlo, la decana de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid dijo: “Espero que tengamos aquí al próximo presidente”.

El candidato del Frente de Todos empezó su conferencia agradeciendo al público presente, en su mayoría compatriotas residentes en España, y los exhortó a “recupera las esperanzas, como muchos argentinos (en Argentina), de que el país saldrá del estado en el que está y que pueda estar mejor”.

Alberto Fernández trazó un panorama sobre la situación política de América Latina durante los últimos 10 o  15 años. “La región tuvo una década en la que gobiernos progresistas trabajaron por la región. Brasil logró construir una clase media que significaba la mayor parte de la sociedad brasileña; en Argentina se mejoró la distribución del ingreso; surgió Evo Morales en Bolivia, el socialismo chileno y el Frente Amplio en Uruguay”.

El nuevo gobierno
Tras describir aquella etapa histórica, el ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner agregó que “en determinado momento empezó el repliegue y la llegada de fuerzas conservadoras, y de derecha”.

En el caso de Argentina, agregó que la asunción de Mauricio Macri “significó un retroceso económico, social y cultural”, y que se produjo un “maltrato de la educación pública, la ciencia y la tecnología”, que terminó generando “una sociedad de peor calidad”.

Mientras avanzaba en su discurso, Fernández fue interrumpido por los oyentes que seguían llamándolo presidente.

El candidato del Frente de Todos señaló, entonces, que el resultado de las elecciones primarias era una muestra de que Argentina era “el primer país del continente que se pone de pie”.

Posteriormente, señaló que Argentina conoció la industria, una industria que alguna vez fabricó autos de marcas argentinas, que fabricó aviones, y que muchos ciudadanos continúan soñando con que el país pueda industrializarse y crecer.

Ese anhelo se había demostrado con la adhesión que mostraron sus compatriotas a su candidatura y la de Cristina Fernández en las primarias del 11 de agosto.

Fernández dedicó la última parte de su intervención a hablar de la relación entre América latina y la Unión Europea.

Para el candidato de Todos, los Estados de la región no pueden desarrollarse aislados unos de otros, sino que es imprescindible que se vinculen “de forma inteligente para enfrentar la globalización”. Por esa misma razón “una de las primeras tareas es reconstruir la unidad latinoamericana”.

La elección no sucedió
Para el presidente Mauricio Macri, la primaria del 11 agosto “no sucedió”. Es decir que ese día los ciudadanos no fueron a votar, el Frente de Todos no le sacó 16 puntos de ventaja a Juntos por el Cambio y Alberto Fernández no fue el candidato más votado del país. Así de simple.

“Estamos convencidos de que la elección no sucedió y estamos con toda la energía para ir al balotaje”, dijo el Presidente al llegar a Córdoba, la única provincia donde el oficialismo sacó más votos en los comicios que él consideró inexistentes.

Durante una breve rueda de prensa, y tal como lo hizo desde que su binomio con Miguel Ángel Pichetto cayó derrotado por 47,7 a 31,7% frente a la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, el mandatario insistió con que “el problema” de la debacle financiera no fue su política económica, sino unas elecciones democráticas.

“Lamentablemente, las PASO generaron una disrupción económica y alteraron todo el proceso”, sostuvo Macri, quien con una retórica negadora insistió que “este proceso electoral” fue el que “dañó” a los argentinos.

También hizo una particular lectura de la crisis al sostener que el problema del derrumbe financiero es que hay “más dólares” y no la falta de ellos para sostener la moneda nacional: “Esperemos que lo que pasó después de las PASO no afecte más, porque más dólares y más inflación es más problemas para los argentinos” (sic).

Luego expresó que su tarea “es llevar estabilidad económica, llevar tranquilidad”, y se esperanzó en “revertir el panorama” actual.

También dijo que el Gobierno está “en diálogo abierto y permanente” con la oposición y auguró que el FMI cumplirá con la promesa de su próximo desembolso. “Esperamos que sí porque hemos cumplido todo”, dijo.

También se refirió a la crisis social que se profundizó. “Sé que hay gente que no la está pasando bien y estamos cerca, estamos cerca, estamos cerca, estamos cerca, atendiendo todas las necesidades”, afirmó.