Se refuerza la flota aérea contra los incendios

 

La fortaleza del Estado boliviano permitió el reforzamiento del combate a los incendios en la Chiquitania con la llegada del gigante avión ruso Ilyushin, la puesta en operaciones del helicóptero Ch-47 Chinook, el trabajo del SuperTanker y el apoyo de una flota aérea inédita en la historia democrática del país. 

La aeronave rusa tiene una envergadura de 50 metros y una capacidad de 50 mil litros de descarga de agua.  Fue enviada por el Gobierno de Rusia.

Ese avión es el segundo más grande del mundo para sofocar incendios forestales de gran magnitud. Cuenta con dos tanques de 21 toneladas cada uno, que se llenan en solo seis minutos y que tienen la capacidad de operar con retardante, según el reporte del portal web Emol.  

El Ilyushin tiene una velocidad máxima de 850 kilómetros por hora y 3.650 kilómetros de autonomía, y puede aterrizar incluso en pistas de tierra. El Estado boliviano solo correrá con los gastos operativos del titán del aire. 

Al respecto, el presidente Evo Morales destacó el apoyo del Gobierno de Rusia para combatir el siniestro. “Agradezco a nombre de #Bolivia al hermano Vladimir Putin, presidente de Rusia, por enviar el Ilyushin II-76, avión bombero que junto al Supertanker y Helitanker, refuerzan la flota internacional y nacional de aeronaves que apagan el fuego en la Chiquitania. #UnidadEnLaAdversidad”, escribió en Twitter. 

En 2017, el Ilyushin llegó a Chile para combatir los incendios forestales que se registraron en el país vecino. 

El gigante ruso se unirá en la batalla contra el fuego al Chinook o helitanker, considerado el helicóptero más grande del mundo para combatir incendios, el cual descarga por viaje 12 mil litros de agua y fue alquilado con recursos del Estado.

El helicóptero, un bimotor de doble hélice, llegó ayer a San Ignacio de Velasco, donde instaló su base de operaciones.

A esos dos colosos se une el SuperTanker, el avión bombero más grande del mundo que trabaja desde hace dos semanas en la Chiquitania contratado con recursos del Estado. 

El SuperTanker tiene una capacidad de carga de cerca de 75 mil litros de agua o retardantes. Este avión también se utilizó para combatir los incendios forestales que afectaron a Chile en 2017.

A este equipo se sumarán en breve dos helicópteros Sikorky con capacidad de cargar hasta 4.000 litros de agua.  

A ellos se añade el trabajo de al menos 42 cisternas, 15 helicópteros, avionetas y más de 200 vehículos para el transporte de brigadistas que superan las 7.000 personas congregadas en el megaoperativo denominado Plan Tajibo.

La fortaleza del Estado boliviano permitió el desembolso de al menos 11 millones de dólares para solventar las operaciones de combate al fuego. La cooperación internacional aporta más de 2 millones de dólares, así como brigadas de bomberos, especialistas y asesoramiento técnico. 

En ese contexto, el viceministro de Presupuesto, Jaime Durán, aseguró que el Estado tiene la capacidad económica para combatir los incendios. “Producto de la implantación del modelo económico desde 2006, lo que Bolivia ha generado es una gran capacidad para atender precisamente este tipo de eventos”, declaró a la agencia noticiosa ABI.

A esta respuesta estatal fuerte contra el siniestro se sumará un plan de recuperación de la Chiquitania, según la convocatoria realizada por el Jefe de Estado. 

“El incendio en la Chiquitania nos duele a todos y así como nos unimos para apagarlo, convocamos a brigadistas, organizaciones de la sociedad civil, empresarios, ambientalistas y hermanos indígenas afectados para evaluar y consensuar un plan de recuperación. #UnidadEnLaAdversidad”, tuiteó Morales.

 

“Agradezco a nombre de #Bolivia al hermano Vladimir Putin, presidente de Rusia, por enviar el Ilyushin II-76 (...)”. (tuit del presidente Evo Morales)