Corazón energético de Sudamérica

 

Bolivia puso en marcha ayer la gigantesca termoeléctrica Entre Ríos que sube la oferta de energía para garantizar el consumo interno y convertir al país en el corazón energético de Sudamérica. 

La moderna planta industrial, ubicada en el municipio de Entre Ríos, Cochabamba, fue inaugurada por el presidente Evo Morales, quien dijo que el país está preparado para exportar energía con una generación de 3.370 megavatios (MW).

En la actualidad, la demanda interna de electricidad de toda Bolivia, es decir lo que consume todo el país, llega a 1.570 megavatios (MW), por lo que existe un importante excedente, una demasía, un sobrante de electricidad que puede ser destinado a la venta a países vecinos.

En 2005, en el período neoliberal, el país producía similar cantidad de energía que la que requería para funcionar, vale decir que la demanda y oferta de electricidad eran casi iguales; sin embargo, ahora “con la construcción y puesta en marcha de plantas termoeléctricas, hidroeléctricas, eólicas y solares, nuestra oferta se multiplicó. Este año la meta es producir 3.370 MW y hasta 2025 llegar a los 6.000 MW, volumen que nos permitirá garantizar el consumo interno y la exportación”, destacó el Jefe de Estado. 

Con la puesta en marcha del proyecto de la termoeléctrica Entre Ríos se incrementó su oferta energética al Sistema Interconectado Nacional (SIN). 

“Celebramos el aniversario de #Cochabamba con obras. Entregamos el proyecto de ciclos combinados de la planta termoeléctrica de Entre Ríos, que generará 480 megavatios. Esta empresa es 100 % de los bolivianos; ahora podemos invertir y estamos preparados para exportar energía”, tuiteó ayer Morales. 

La generación nacional de electricidad creció con la puesta en marcha de ciclos combinados en la termoeléctrica del Sur, en Yacuiba, y se elevará más con la pronta entrega de la planta termoeléctrica de Warnes.

En Oruro concluyó la construcción de una planta de energía solar y ya se encuentra en la fase de pruebas. 

Los proyectos fueron ejecutados con recursos económicos nacionales y son 100% de los bolivianos.

El Gobierno invierte más de $us 1.555 millones en la ejecución de al menos 18 proyectos de generación de energías limpias, alternativas y renovables. Los proyectos que se ejecutan son El Sena, Eólico El Dorado, Eólico Warnes, Eólico San Julián I, Planta Piloto Geotérmica Laguna Colorada, Eólico La Ventolera y Eólico Warnes II, que están ubicados en los departamentos de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Oruro, Potosí y Tarija. 

El sobrante de la electricidad producida por todas esas plantas de energía será destinado a la exportación. 

Bolivia tiene previsto exportar energía eléctrica a Argentina, Brasil, Paraguay y Perú, naciones con las que avanzó en acuerdos y estudios técnicos, informó a la agencia noticiosa Xinhua el presidente de la Empresa Nacional de Electricidad (Ende), Joaquín Rodríguez.

Con Argentina ya se tienen acuerdos establecidos de compra venta de electricidad.

En los próximos meses se tiene previsto comenzar a exportar electricidad al mercado argentino. Inicialmente se exportarán 120 MW, que son la capacidad de la línea de transmisión, que se extiende 110 km desde la localidad boliviana de Yaguacua hasta Tartagal, norte de Argentina.

Rodríguez recordó que Bolivia tiene un potencial hidroeléctrico de 45 mil MW y su aprovechamiento no supera ni el 5%.

En otras palabras, Bolivia da pasos firmes para convertirse en el corazón energético de Sudamérica. 

 

El presidente Evo Morales inauguró ayer los tres bloques de ciclos combinados de la Planta Termoeléctrica de Entre Ríos, en Cochabamba.