Evo es el cuarto presidente con mayor popularidad en el mundo

El presidente Evo Morales saluda desde el balcón del Palacio de Gobierno.
Foto: Archivo

Redacción Central / Cambio
El presidente Evo Morales mantiene su posición de aceptación a nivel internacional y actualmente es el cuarto mandatario más popular, según el Ranking de Popularidad de Junio publicado por la Asociación Comunicación Política (Acop).
De acuerdo con esta lista, el Presidente boliviano tiene una aprobación del 61%. En primer lugar se mantiene el Jefe de Estado de Rusia, Vladímir Putin, con 80%; le sigue el de la República Dominicana, Danilo Medina y luego el de Canadá, Justin Trudeau.
El Jefe de Estado se encuentra dos puestos encima del presidente de Estados Unidos, Barack Obama y tres sobre el de Argentina, Mauricio Macri.
En la lista, que contempla a 23 mandatarios, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, que tiene una de las tasas más bajas de popularidad en los últimos años en ese país, se encuentra en el puesto número 19.
Recorrido electoral
El 2006 Morales llegó a la presidencia por primera vez, después de ganar las elecciones de 2005 con 54% de los votos a su favor. Dos años después, en el referendo para definir su revocatoria, se impuso con 67% de aprobación.
El 2009 fue reelecto con el 64%. Meses antes, la Constitución que impulsó fue aprobada por el 60% en las urnas y el 2014 aseguró el mandato 2015-2019 con el 60% de respaldo de la ciudadanía boliviana.
Desde entonces, el Jefe de Estado fue reconocido por distintas empresas de encuestas, tanto a nivel nacional como internacional, convirtiéndose en el Presidente con mayor aceptación en la región latinaomericana.
Institución
ACOP es un foro de intercambio de conocimientos, opiniones y experiencias sobre la investigación y la práctica de la comunicación política. Entre sus objetivos destaca el contribuir a propiciar los estándares de calidad en la investigación, docencia y práctica en el ámbito de la Comunicación Política; ser voz ante las instancias y entidades cuyas decisiones afectan a los intereses de la Asociación; velar por la calidad de los sistemas de evaluación de la investigación, docencia y práctica profesional de la Comunicación Política, entre otras actividades.