Flor de Jamaica: El diurético natural más popular

Por su sabor, color y su acción refrescante, la Flor de Jamaica es una alternativa sana para sustituir a las bebidas gaseosas.

Su nombre científico es Hibiscus sabdariffa —de la familia de las malvaceas— es original de África. La planta crece hasta dos metros o más y su flor cuando está madura se torna rojo con cuatro o cinco pétalos en forma de una trompeta.

La jamaica tiene gran diversidad de usos como colorantes en la industria textil, en la cosmetología, perfumería, medicina, gastronomía, artesanías e incluso como planta ornamental. La flor de jamaica se consume como té, licor, jalea, mermelada, pulpa, gelatina, helado, jarabe, colorante, aderezos, dulces, conservas, bebida refrescante y como aditivo natural para mejorar el aspecto y sabor de otras plantas medicinales o preparados alimenticios.

Las hojas carnosas y tiernas se pueden consumir en ensaladas. También se utiliza como alimento para aves y como abono orgánico, entre otros.

Propiedades
Más allá del uso gastronómico posee propiedades beneficiosas para la salud, según la forma de consumo. Es rica en sales minerales por ello es ideal para la hidratación de los deportistas.

Por sus propiedades diuréticas es recomendable para personas que padecen retención de líquidos o los que tienen problemas renales. Además, es un relajante que no provoca sueño, nivela el sistema nervioso central y ayuda a controlar el estrés.

“Es una flor diurética buena para quemar las grasas, regula la sangre, es muy bueno. Nosotros cultivamos la planta en Alto Beni”, afirma Luisa Ajata productora del norte paceño que produce la jamaica hace 25 años.

Una vez al mes llega a La Paz para comercializar el té de jamaica, “totalmente orgánico”. Asegura que anualmente solo se produce 5 toneladas, por ahora. El proyecto es conseguir nuevos mercados. Luisa recuerda que cuando se consume en forma de té, alivia el insomnio, y los malestares de la gripe, pues contiene vitamina C, E, A, además de hierro, calcio, carbohidratos, riboflavina niacina y fibra, entre otros.

Los principales países productores son China, India que tienen mercados de exportación. En Centroamérica, Guatemala es el mayor país productor.
Tallo, flor y hojas

En un principio, la planta se cultivaba para obtener la fibra de sus duros tallos, ésta era utilizada como sustituta del yute para hacer arpillera (pieza textil). Luego se descubrió sus propiedades para colorante alimentario y su uso medicinal. Sus hojas también se usan para acompañar platos con arroz.

En África se prepara un té azucarado denominado carcadé que se vende incluso en las calles. En el Caribe el té se toma en Navidad. En Trinidad y Tobago se produce una bebida denominada Shandy Sorrel que combina este té con cerveza. En América Central se toma como bebida refrescante o infusión caliente. En México es muy popular tomar té frío y se conoce como Agua de jamaica. En Panamá fue introducida por inmigrantes jamaiquinos y se le conoce como saril. En la provincia de Misiones, Argentina, se la conoce como Rosella, y se la utiliza para preparar una mermelada.

TIPS

PARA CONSERVAR
El fruto debe ser recolectado para la elaboración de bebidas entre 10 y 15 días después de perder sus flores. Si se recoge después de este tiempo, el jarabe o té será más agrio. También se pueden secar para la elaboración de infusiones.

PRECIOS ACCESIBLES
Se puede conseguir en mercados populares, en los puestos donde se vende yerbas, también en tiendas naturistas y hasta en algunos supermercados, o ferias ecológicas. El té de Alto Beni tiene un costo de 20 bolivianos.

PARA EL SECADO
Se puede secar al sol o a la sombra en un lugar ventilado y limpio para que no le salgan hongos, después se guarda. Cuando necesite usarlo para preparar alguna preparación se remoja con agua hirviendo para que suelte la escencia.

SOBRE SU CULTIVO
Se encuentra disponible todo el año. En el mundo existen más de 150 variedades de esta planta. Ya seco el cáliz tiene una vida de anaquel de 1 año; debe almacenarse seca, sombreada y airada para evitar plagas.