Opinión

Opinión

Cómo sería el futuro con Lasso

Luis Salas Rodríguez / CELAG

En una serie televisada hace algunos años con el nombre Flashforward se desarrolla la siguiente trama: en el transcurso de un día cualquiera, toda la población mundial se desmaya durante 2 minutos, tiempo durante el cual cada persona tiene una especie de sueño.

Ecuador y la batalla final

Juan Manuel Karg / RT

‘Día D’ para el progresismo ecuatoriano

Javier Larraín*

Desde hace unas semanas que la República del Ecuador, con sus poco más de 15 millones de habitantes, ha pasado a ocupar un lugar privilegiado en la agenda de periodistas y analistas políticos de todas las latitudes, lenguas e ideologías. Y es que resulta innegable que la segunda vuelta de las presidenciales, que se efectuará el domingo 2 de abril, pone de manifiesto la polarización política por la que atraviesa América Latina y el Caribe desde hace un año y medio.

Mejor un banquero que el continuismo

Juan J. Paz y Miño / ET

La decisión de las izquierdas tradicionales y de los marxistas probancarios del Ecuador de votar por el banquero neoliberal Guillermo Lasso al menos ha provocado remezón entre algunos de los intelectuales vinculados a esos sectores. 

La triple alianza conspiradora

Camilo Katari

Una vez más los teóricos de la “insurrección de las masas” y los teóricos de la Nación Camba se han unido en una arremetida supuestamente para “cercar” al Gobierno. Es posible que su pensamiento central sea que “las condiciones subjetivas están dadas” y, con este supuesto, ya se sienten marineros del Aurora dando la señal revolucionaria.

De pie frente al imperio

Julian Assange * / Página 12

En el libro de Proverbios dice que /una casa se construye con sabiduría y se establece por medio de entendimiento. Sus cuartos se llenan de hermosos tesoros a través del conocimiento/. Pero hay algo más en todo esto.

El siguiente verso es ‘Los sabios son más poderosos que los fuertes’. El conocimiento es poder.

Argentina y Brasil: desastres y no soluciones

Emir Sader / CubaDebate

Una vez más el neoliberalismo quiso presentarse como panacea para resolver los problemas de países latinoamericanos. Y una vez más produce desastres y no soluciones.

Páginas